La Lógica del Azar: Alcances de la Psykhé. Avales Interdisciplinarios

Claro que atestiguar continuamente cómo cada Formación del Inconsciente roza Lo Perfecto … es también una oportunidad de preguntarse si tal exactitud, tal sorprendente y devastadora precisión sólo puede funcionar teniendo como dirección La Lógica Del Fantasma, siempre a favor de realizar al objeto y “su” Otro en el Campo del Goce.

¿Sólo “sirve” para “eso”?,  ¿No existe la posibilidad de lograr Usar ese mismo mecanismo – más perfecto e inmediato que la más poderosa de la computadoras – pero con una finalidad diferente:  a favor del Sujeto que se Constituye gracias a “Eso”?  Pues aún sabiendo usar a todo “eso” para Formular al Sujeto … no es lo mismo a que todo “Eso” lo use el Sujeto en cada Acto en el que Se Formula.

Supongamos que alguien, para realizar un Acto – o más exactamente, para Realizarse a través de Su Acto – precisa de un dato, una energía, una fuerza, una orientación, un contacto, una casualidad, un saber o “lo que sea”.  Los procesos comunes, habituales y por lo tanto “normales” para alcanzar “eso” son:  motivación, persistencia, voluntad, astucia, buena intencionalidad; es decir, diferentes grados de búsqueda basados en lo intelectual.  Y por supuesto que todo método que tenga “eso” – lo intelectual – como base es visto como serio, racional y hasta científico y, por lo tanto, “Verdadero y Confiable”.

Así – confirmando esas mismas categorías intelectuales que determinaron qué es “Lo Verdadero y Confiable” – cualquier otro camino que no se base en “eso” para intentar alcanzar algo, es desterrado inmediatamente y tildado de fantasioso, supersticioso, peligroso, ingenuo y hasta delirante.

… Pero, según veíamos, cuando alguien Se Encuentra con cualquier Formación del Inconsciente, se le presentó “Una Respuesta” infinitamente más exacta, inmediata y eficaz que la más refinada elaboración intelectual.  Y esa Respuesta fue detonada por medios que de ningún pasan por las categorías aceptadas como las que conducen a Lo Verdadero y Confiable.

El único “inconveniente” es que dicha Respuesta está al servicio del deseo del Otro; pero, si el Inconsciente se estructura en el Discurso del Otro ¿por qué apostar al Inconsciente solamente en lo que respecta al surgimiento del deseo del Otro?

 

Cualquier formación del Inconsciente tiene como matriz al Otro; pero a su vez ese Otro familiar, parental, tiene como matriz a lo social, que a su vez tiene como matriz a lo Mitológico.  Y, tal como lo demostró Freud:  no hay más allá del Mito.  Cuestión que rotundamente se confirma y continúa en Lacan, quien sitúa que no hay más allá del Discurso; y “Mito” no significa otra cosa que, precisamente, “Decir”.

… Y si no hay más allá del Mito, todo saber, todo dato, toda orientación, toda energía o “lo que sea” que se necesite, está indefectiblemente contenida en el Mito.

Y a su vez, como el Mito está en la base de aquello que forma las Respuestas más precisas y exactas que podemos dar los seres parlantes, esa Información o Elemento es Accesible para cualquiera por vías tan directas – pero infinitamente más profundas aún – como las que forman cualquier Formación del Inconsciente.

Pero como profundas resistencias, se tratan de establecer, en un principio, que hacen que parezca demasiado espectacular y hasta poco serio aceptar que semejante Reservorio Inagotable, está al alcance de todo ser humano, tal vez valga en este punto establecer un rápido pero preciso cruce con otras disciplinas, para mostrar ciertos avales absolutamente rigurosos.

Así, el que después de Freud, sea tal vez quien más profundizó en la incidencia de los Mitos de la Cultura – Joseph Campbell – afirma categóricamente que no hay Ciencia o Saber que no estuviera contenido en los Mitos. [3]  Cuestión totalmente confirmada en las más diversas corrientes del pensamiento, como por ejemplo en el importante Ensayo “El Quinto de Euclides”  [4], donde se demuestra que, por mucho que avance cada ciencia, la que engloba a todas – La Matemática – está apoyada en cinco Principios o “Axiomas” sólo aceptados por convención … y eso es sinónimo de situarlos como Mitos.

Pero los avales, de ningún modo se limitan a planteos especulativos; de hecho – y contrario a lo que puede suponerse desde los prejuicios habituales – los más recientes están en la disciplina científica más avanzada de Occidente.  Así, un Estudio Interdisciplinario abordado desde la Psicología y la Física Cuántica, afirma explícitamente [5]: “En los últimos cien años los hombres de ciencia comprendieron que la verdad analítica es en cada caso la consecuencia lógica de ciertosaxiomas (es decir, supuestos fundamentales) y que no tiene por qué ser aplicada al mundo en modo alguno.  Así, detrás de la enunciación 2 + 2 = 4 están ciertos axiomas de aritmética, bien conocidos por los matemáticos pero que están más allá del alcance de nuestra actual discusión, axiomas cuya aceptación previa asegura todas las proposiciones aritméticas.  Los axiomas mismos no pueden probarse, pero se los acepta, a veces a causa de su simplicidad, a veces porque conducen claramente a explicaciones de nuestra experiencia y a veces por ninguna razón declarada.”

Y exactamente lo mismo se confirma, también en forma explícita y una vez más, directamente en La Física Cuántica:  Toda teoría es un mito.  En realidad, incluso la supuesta verdad física del universo es un mito” (…)  “La física cuántica (…) su verdadera naturaleza se enfrenta con un mundo invisible, y por lo tanto, todo lo que los físicos pueden hacer para explicar cómo se comporta este mundo invisible es inventar mitos que denominamos modelos”[6]

 

La Materia Prima que constituye a las respuestas que obtiene, por ejemplo, La Ciencia, es exactamente la misma Materia Prima que constituye al Inconsciente:  Dichos que fundan Mitos.

… Entonces, las mismas Respuestas que un Humano puede obtener de La Ciencia – y que está educado para aceptar como confiables y exactas – , las pueden obtener de Su Propio Inconsciente.

Y precisamente, son las Ciencias más avanzadas, las que con sus “descubrimientos” en la actualidad, avalan progresivamente y a pasos agigantados, tanto los Principios de Funcionamiento como las Conclusiones a las que se llega cuando se aborda Integralmente el Concepto de “Psiquismo” Humano.

 

Freud y Lacan, y hasta Jung en sus encuentros con Wolfang Paulí, tomaron una y otra vez todo lo que les fue posible de las Ciencias que les eran disponibles en sus tiempos, y llegaron mucho más allá.  En la actualidad, disponemos de Ciencias mucho más avanzadas que las aún tomadas por ellos, y quien quiere continuar la Investigación sobre el Psiquismo, no puede exceptuarse de tales cruces Interdisciplinarios, por muy inesperado y desafiante que resulten los resultados; que paso a paso, nos demuestran que el alcance de lo “Psíquico”, tiene campos de acción cuyos efectos no se limitan a las interrelaciones subjetivas entre el inconsciente y la historia personal.

Así como en su momento, el Psicoanálisis tuvo el valor de situar la historia personal como algo sujeto al Inconsciente, – cuya viceversa es también perfectamente válida – ahora estamos ante el Desafío de decidir si va a seguir limitándose el Inconsciente a la historia personal.  Y en el extremo Parapsicológico del mismo Desafío, debe definirse si realmente pretende sostenerse que es posible acceder a las Producciones Psíquicas más elevadas, que devienen del mismo Inconsciente que estudiaron Freud y Lacan, ignorando el funcionamiento de ese inconsciente y las incidencias más determinantes de esa historia personal, que sólo el Psicoanálisis ha esclarecido.

Desafío que en definitiva decidirá si seguir sometiendo tal Universo Psíquico al límite arbitrario que pretende reducir lo Inconsciente a lo fantasmático, y que pretende deslindar al “Fenómeno Psi” de lo Inconsciente; o si tal límite va a ser Trascendido … Recorriendo el Inconsciente como un puente hacia una Integración sin precedentes del Sujeto con El Universo.

 

Integración cuyo estudio permite comprender y manejar una profunda Interdeterminación entre Lo Psíquico, Lo Energético y Lo Físico, que inevitablemente obliga a ver y aceptar que el funcionamiento del “Psiquismo” permite Producir Fenómenos Psíquicos tan sorprendentes y elevados, que habitualmente se los encuadra entre lo Paranormal.

En ese orden, hemos documentado en Nuestra Investigación de casi dos décadas, numerosos y crecientes Casos donde se comprueba que El Mundo Físico fue polarizado por el Mundo Psíquico, con Resultados que han quedado testimoniados y/o documentados, y cuya divulgación constituye el tramo actual de tal Trabajo.

Dichos Casos, presentan la ventaja adicional de que no se reducen al ámbito del “laboratorio”, sino que se desarrollan en las más diversas situaciones de la vida cotidiana.  De este modo, el Campo de Interés de “Lo Psíquico” se extiende desde la exposición más Académica – como lo es, por ejemplo, el Presente Informe – hasta el Público más general, alimentando, a su vez, el desarrollo de La Investigación.

Investigación a través de la cual es posible demostrar que:  Toda Producción de Lo Psíquico – desde el Acto Fallido más “simple”, hasta el Fenómeno “Psi” o Parapsicológico más inverosimil – es Comprensible y Realizable de acuerdo a Los Mismos Principios; y sólo depende de una variación respecto de su radio de alcance, que se manifieste “solamente” del primer modo, o que alcance también las formas encuadradas dentro de los Fenómenos “Psi”.

Y si tal radio de alcance puede extenderse indefinidamente y abarcar desde lo Psíquico a lo Energético y lo Físico, es porque el Psiquismo tiene circuitos “ocultos” a través de los cuales conectarse en lo Energético y lo Físico con aquello que le permita la realización de sus contenidos; conexión que se realiza por medios que van mucho más allá que lo hasta ahora aceptado oficialmente.

 

… O para decirlo todo, si es que es posible:  que todo Humano tiene Canales “Ocultos” de comunicación a través de los cuales puede Acceder a las Cuestiones con las que logre Polarizar su Mente, aún cuando no se muestre conectado a Eso por medios físicos conocidos.

De hecho, la misma Disciplina Científica que más arriba comenzamos a tomar como referencia, va mucho más allá en sus observaciones – como puede verse, por ejemplo, en David Bohm – llevando la concepción sobre el funcionamiento del Universo y su conexión con la psiquis a grados que avalan plenamente lo que, de a poco vamos aquí dando a conocer:  Aunque parezca inaceptable y hasta impensable para quien pretenda reducir Lo Psíquico al dominio subjetivo de lo fantasmático, La Física Cuántica se ve obligada a admitir que por debajo de la realidad aparente, donde los hechos y los elementos se muestran como separados y desconectados, existe una Realidad de Pura Integración; donde todo responde a un “Entramado Universal” que trasciende y conecta tiempos, elementos, saberes, hechos, dimensiones, etc.

Pero lo más importante para lo que aquí nos ocupa, es que tal Entramado Universal incluye, por supuesto, al Experimentador … que es quien, inevitablemente y aunque no lo sospeche, lo dirige con Las Fuerzas más Ocultas de Su “Psiquismo”.

 

Llegar a un punto como este, aporta sólida consistencia a una concepción de las relaciones entre el Sujeto y el Universo donde debería admitirse que cualquier persona, tiene en su Psiquismo la posibilidad real y concreta de Acceder a los elementos, saberes y energías que desee.

Pero, como precisamente, se abren tantas posibilidades, es recomendable tomar algunas precauciones.

La primera, compete a no caer en las confusiones y extravíos en que históricamente se ha caído al acercarse a cuestiones de este orden:  Un ejemplo de “eso”, lo tenemos en Jung, quien vislumbró que es posible, a través del Inconsciente, tener Acceso a Algo que Trasciende “lo Individual”, pero se fascinó con “Eso” y apuntó a lo contenido en “lo Colectivo” sin ocuparse del trabajo inicial que permite atravesar lo que del inconsciente se instala como deseo del Otro que dirige y limita.

Pues el deseo del Otro puede ser el lugar donde se agote el inconsciente – concepción habitual de la tarea del Psicoanálisis – o el lugar que, Trascendido, sirva como Puente y Canal de Conexión con aquello que es la Raíz de todo Otro.

… Y ese deseo del Otro, como todo puente, puede unir o separar dos lugares, según cómo se lo use.

Pero el problema de Jung es que quiso pasar directamente del Otro lado del puente, haciendo así inaplicables sus teorías.  En el otro extremo, el problema del Psicoanálisis habitual es que quiere disolver a ese puente, en lugar de atravesarlo;  cuando sólo bastaría recordar que se trata de “atravesamiento” del fantasma.  Y Eso implica que, topológica y rigurosamente hablando, hay algo del otro lado de ese fantasma.

Pero para conectarse con “Eso”, es condición ineludible atravesar las respuestas automáticas que vienen de ese deseo del Otro para su goce; lo que es sinónimo de decir que, para el mundo contemporáneo, sin el Trabajo Psicoanalítico, tal empleo del Inconsciente como Canal de Acceso Universal, es pura utopía.  En cambio, tomando el Psicoanálisis como Puerta de Entrada, y por muy osado que parezca, hablar de Acceder a cualquier Saber y Elemento, en el momento exacto en que se lo precisa, es perfectamente posible.

… Pero es el mismo Psicoanálisis quien advierte que saber que se tiene Acceso a tal Poder, lo primero que detona es las resistencias más viscerales comandadas por ese Otro; pues, precisamente, se vería con claridad amenazado si el Sujeto Se Encuentra con un motivo tan profundo para atravesarlo.

Producto de esas resistencias, es inevitable que surjan preguntas típicas del intelecto encasillador, del tipo:  … ¿Pero aceptar tales Posibilidades del Psiquismo, no se acerca demasiado al terreno de lo que habitualmente se menciona como “Magia”, “Esoterismo” u “Ocultismo”?

Y la respuesta, se presenta tan clara como devastadora: efectivamente, es a “Eso” a lo que se llama Ocultismo …  Pero en vez de decidir que entonces “Eso” no es Verdadero, y que Profundizar en toda esta posibilidad, nos apartaría del Psicoanálisis, vale recordar que, como precisábamos más arriba, fue precisamente Freud quien, pese a todas sus ambivalencias al respecto, vislumbró explícitamente, que es en el Ocultismo donde está la continuación natural del Psicoanálisis. Tal lo expresó en la Carta enviada en 1921 a Carrington – editor y paladín de un periódico de Ocultismo – :  “… si me hallara en los comienzos de mi carrera científica, en lugar de estar en el final, tal vez, no eligiría otro terreno de investigaciones, a despecho de todas las dificultades que presenta.”  [7]

Ese es el desafío que Freud dejó, y que Lacan retomó parcialmente, en numerosas citas y articulaciones – respetuosas, vale aclararlo – tales como la homologación de la Función del Analista con la de, por ejemplo, el Maestro Zen; donde el Inconsciente pasa a ser entonces equivalente al campo de acción del Zen, Disciplina que desde siempre entendió al Universo como interconectado y al Sujeto como el que debe Acceder a Esa Interconexión Universal.  Y si bien es cierto que Lacan también dice que“El Psicoanálisis es anti-iniciático”, también aclara que el concepto de “Iniciación” por él referido es el de algo que es donado por Otro; salvedad que es exactamente coincidente con lo sostenido en Ocultismo, si no se cae en la confusión habitual – y prejuiciosa – de pretender indiferenciarlo respecto de las llamadas “Ciencias Ocultas”.

 

Si desde un primer momento, el Psicoanálisis se constituyó como una Vía Occidental de Acceso a lo Oculto, si Freud entendió que la continuación de su Obra, estaba en la Investigación del “Potencial ‘Psíquico’ Oculto”, si Lacan en la menciones que hizo al respecto demostró que ambas cuestiones se ocupaban de un mismo Campo …  ¿no ha llegado el momento de quebrar las barreras y adentrarse seriamente en las Investigaciones necesarias que permitan reintegrarle a “Lo Psíquico” su verdadero Alcance y Potencial?

Más aún si se tiene en cuenta lo que parece ser evidente para todos menos para los mismos Psicoanalistas más ortodoxos:  que las vertientes habitualmente tomadas por las Escuelas de Psicoanálisis que sobreviven en el mundo, muestran haber desgastado y saturado el interés del público en general; mientras que es obvio que el interés por “Lo Oculto” crece en forma continua e irrefrenable.

Por supuesto que eso no bastaría para Integrar hacia ahí el Saber del Psicoanálisis, pero sí se suma como motivación importante a algo sorprendente que se devela en cuanto se profundiza realmente en el tema:  el Trabajo realizado a lo largo de cada temporalidad que constituye un Análisis, coincide hasta niveles insospechados con el Trabajo que el Maestro realizaba con quien se le acercaba pretendiendo Acceder a su propio Potencial Psíquico.

Si bien esto puede desarrollarse en forma tan meticulosa como rigurosa y sorprendente, por razones de espacio tomaremos sólo algunos puntos determinantes:  lo primero que puede verse en cualquier testimonio de Iniciación es la clara y continua instalación Transferencial que el Maestro permitía que se produzca, y cómo era desmontada cuando su cara resistencial impedía el Trabajo.  Puede suponerse que en realidad “eso” era simplemente algo inevitable, y no algo “permitido” por el Maestro … pero la cuestión se torna inequívoca y rigurosamente homologable al Trabajo Analítico cuando se advierte el Campo en el que se desarrolla toda la tarea:

En efecto, tal Iniciación en el desarrollo de “Lo Psíquico”, se llevaba a cabo tomando como continuo y central Campo de trabajo e intervención a un Concepto que occidente deformó totalmente, pero que muestra su coincidencia con el Psicoanálisis cuando se lo conoce en su Sentido Original:  toda intervención, toda Enseñanza que el Maestro realizaba sobre el Discípulo debía ser “siguiendo el Tao” … y pocos saben que el verdadero sentido de ese término, no es Otro que el de “Decir”.  Conmociona develar que el Tratado oculto más Profundo que se conoce sobre la lógica de la Acción – el “Wu Wuei”  [8] – dice que el verdadero concepto del Tao es el Decir, al que se debe dejar fluir y seguirlo como Guía.  Y obviamente ante tal Revelación, se hace redundante toda aclaración de cómo el Psicoanálisis se constituyó en la Vía Occidental que Enseña Eso mismo:  que el Acceso a “Lo Oculto” se devela dejando fluir y siguiendo el Discurso.

Cuando a partir de Referentes como esos comienza a advertirse cómo todo el sistema de creencias, de preconceptos, de ideas preestablecidas, es seguido en los Dichos del “Discípulo” y puesto bajo el fuego cruzado y continuo de las Intervenciones del Maestro hasta que aquél sistema se devela inexorablemente como la cárcel que impide toda Iniciación en el uso del Potencial Psíquico; empieza a asistirse al corazón de los primeros tiempos – que suelen durar años – del trabajo en el Psiquismo, y que vuelve a ser exactamente homologable con el centro del Trabajo Psicoanalítico: la disolución del Otro y su correlativa disolución del ego.

Disolución del Otro, disolución del ego, disolución del objeto que se es para ese Otro, disolución y atravesamiento del fantasma; conceptos solidarios entre sí, y que constituyen “el fin del Análisis”.

“Fin” del Análisis … que coincide rigurosamente con El Inicio de los Tramos más avanzados de Toda Iniciación en Lo “Psíquico”.

Es decir que claramente, acá es donde ya Lo “Psíquico” trasciende al reduccionismo que de ese Concepto se ha hecho en el trabajo Psicoanalítico ortodoxo.  Pues si el Otro era el polo desde el cual se nutrían todos los valores, todos los saberes y toda acción del ego – que se constituye como objeto de ese Otro – ; lo que el Psicoanálisis perdió de vista es que atravesado ese polo, es posible nutrirse de cualquier saber, hecho y energía que se desee.

Se hace entonces rigurosamente posible usar del Universo fuerzas que a Occidente le parecían sólo producto de fantasías … pero que afortunadamente, Occidente confirma y “descubre” en sus campos de Saber más avanzados; como en la actualidad, con una contundencia realmente abrumadora, lo hace la Física Cuántica:

“Eso” que Se Encuentra en la Mente, Invoca a través de Entramados Ocultos Energéticos, el Encuentro con “Eso” mismo en Lo Físico.

 

… Y tal Proceso, implica en Sí Mismo, descubrir la existencia de “Cuatro Conceptos Fundamentales de La Psykhé”:

·        1- El Invocador

·        2- La Invocación

·        3- El Entramado o Circuito que Conecta

·        4- Lo Invocado

Del Primero de los Conceptos es de lo que se ocupa el Psicoanálisis en su alcance habitual.

Por su parte, a los otros Tres Conceptos, son – como aquí lo estamos demostrando a través de rigurosas y cruzadas citas interdisciplinarias – las Disciplinas Científicas más avanzadas quienes se están viendo obligadas a aceptarlos.

La Física Cuántica ya empieza a saber que la posibilidad de ubicar a Eso encontrado por vía de la Casualidad, como habitante de un “mundo externo” separado e independiente de quien Lo Invoca, es cada vez menos sustentable:  lo encontrado en ese supuesto mundo externo … no es más que el reflejo de lo que se instala en el Psiquismo de Quien Se Encuentra con “Eso”.

 

Pero como al respecto, es tan conmocionante y revolucionario lo que su estudio e investigación confirma, se hace imprescindible acudir una vez más a citas rigurosas que las Investigaciones Científicas obligan a aceptar, y que devuelven el concepto de Psiquismo a su Integridad Original de Psykhé.

Haremos entonces Nuestra última incursión por la Física Cuántica, completando las citas ya Iniciadas.  Por cuestiones de inteligibilidad y practicidad, consideramos que, en este caso es conveniente citar las fuentes de un modo más abarcativo:

La primera serie de Citas, que se refieren al Concepto de La Invocación que descubre que es posible Invocar en “lo externo” exactamente aquello que habita en lo Psíquico – y que en todo coincide al Concepto que en la Física Cuántica se nombra como “Efecto Observador” – pertenecen a uno de las Investigaciones más modernas y actualizadas sobre el tema, se trata de “La Búsqueda Del Águila”, de Fred Alan Wolf, Editorial Liebre de Marzo; las páginas serán indicadas en cada cita, y en todos los casos, las negrillas son nuestras:

Ø      “En todo momento la elección de un observador para medir una propiedad particular de un sistema fuerza al sistema a emerger de un estado de probabilidad a uno real  (P. 22)

Ø      “Los electrones son en cierto sentido conscientes, (…) la mente del físico se vincula con la mente del electrón.  (…) Vincular lo observado con el observador. Se trata de una sola mente en funcionamiento.  (P. 80)

Ø      “… La elección de un observador de medir una propiedad física concreta, realmente la crea o lleva el estado de dicha propiedad a la existencia simplemente observándola.  Me preguntaba si el mundo, a su vez, era una simple concepción de nuestros pensamientos …”  (P. 40)

Ø      “(…) El deseo es sencillamente la consciencia de que lo que uno quiere y de lo que uno puede tener son en realidad lo mismo.”  (P.133)

Ø      Esta manifestación-nudo se iniciaba primero en un nivel de pensamiento.  (…) Todo empieza con una pregunta; tal vez una duda o inseguridad eran suficientes para dar comienzo al proceso.  (…) El polarizador es el deseo de manifestación.  Atraerá desde el cosmos, desde el entorno de la persona; atraerá un grado de intensidad que coincide con el deseo de la persona (…).

El deseo empieza en los pensamientos o percepciones del individuo.  La cantidad de energía que alimenta dichas personas y la velocidad a la que viajan decide la densidad que alcanzará en el cuerpo.  Por ejemplo podemos decir:  “Quiero un cucurucho de crema”.  Puede ser un pensamiento pasajero.  No se trata de un gran deseo y no te golpea como algo irresistible, pero si lo dices veinticinco veces, te comprometerá o conectará con lo que deseas.”  (P. 133)

Ø      “(…) Una gran cantidad de información que normalmente no está a su disposición.  (…) Y dispone de ella de un modo simultáneo.  Tienes acceso a todos tus archivos.” (P. 233)

Ø      “La información no se pierde; lo que se ha perdido es el acceso a dicha información en el seno de una nube de dudas, miedos, bloqueos sociales, bloqueos mentales y falta de fe.  Cualquier cosa puede hacer que cierre el acceso a dicha información (…) es sólo nuestra creencia y nuestro juicio lo que nos impide el libre acceso.”  (P. 185)

Ø      Mi mente crea el camino que comunica los acontecimientos.”  (P. 120)

Ø      Lo veríamos cuando creyéramos en ello.  En cierto sentido, cada uno de nosotros “crea” la realidad que vemos a partir de su creencia.”  (P. 216)

Ø      El registro de una imagen de un objeto en la mente del observador crea un objeto nítido en el mundo.  El acto “exterior”, la aparición repentina del objeto, es simultáneo a la observación del objeto.  Se trata de una relación mente-materia.  Se trata de la acción de la conciencia.”  (P. 216)

 

… La total y contundente armonía entre estas afirmaciones y lo que aquí estamos desarrollando, se evidencia por sí misma, y permite avanzar sobre las citas que, desde La Física Cuántica, avalan el siguiente de los Cuatro Conceptos Fundamentales de La Psykhé:  Existe un Entramado, un Circuito Energético que Conecta La Invocación con Lo Invocado.

Continuamos citando, excepto cuando se indiquen otros Textos, “La Búsqueda Del Águila”, de Fred Alan Wolf, Editorial Liebre de Marzo (en todos los casos, las negrillas son nuestras):

Ø      “(…) En 1982, dos partículas eran separadas por una distancia de más de diez metros.  Pero medidas independientes sobre éstas indicaban que existía alguna forma de comunicación entre ellas, aunque no hubiera fuerza material alguna conectándolas.  (…) Estas sencillas partículas, aún estando separadas la una de la otra, permanecen en un único estado de conjunción.  (…) Existía cierta forma de conexión entre todos nosotros.”  (P. 31)

Ø      “(…) Existe una intercomunicación básica, una red de significado que une todo (…) una tela de araña de intercomunicación que está muy próxima al tipo de intercomunicación que está presente en los modelos cuánticos.  En física lo denominamos no-locabilidad.  Lo que significa que las acciones que suceden aquí pueden de un modo instantáneo afectar a acciones que tienen lugar allí.”  (P. 42)

Ø      “(…) cada parte de nosotros contiene todo el universo, incluyendo al planeta tierra.  Tal vez mi analogía signifique que nuestra conciencia está también conectada del mismo modo a la conciencia del planeta.”  (P81)

Ø      “Esto significa que a pesar de la apariencia local de los fenómenos, nuestro mundo está sostenido por una realidad invisible sin intermediarios que permite la comunicación a mayor velocidad que la de la luz, incluso instantánea.

Interacciones en la realidad no local:

1.    La interacción no disminuye con la distancia

2.    Puede Operar instantáneamente (a mayor velocidad que la luz)

3.    Conecta distintos lugares sin atravesar el espacio

Los únicos ejemplos conocidos de no localidad que se nos ocurren son los rituales vuduistas del folclore haitiano-africano y, tal vez, la percepción extra-sensorial.”  [9]

 

Si lo extractado es, de por sí, tan contundente como sorprendente en cuanto al aval, por parte de la Física Cuántica, de la existencia de otro de los Cuatro Conceptos Fundamentales, que hace a otra de las Condiciones para Aceptar La Invocación como Formación de La Psyqué:  que debe existir un Entramado Oculto que Conecta La Invocación con Lo Invocado … mucho más confirmatorio aún, lo es el saber que tal concepto de Circuito Conectivo, tiene la posición más Central posible en el Misticismo Hindú, equiparándolo al Concepto mismo de Dios – o Brahman, en esa Filosofía – ; de acuerdo a lo que otro estudio Interdisciplinario  [10] sitúa en forma explícita:

“La imagen de una telaraña cósmica interrelacionada que emerge de la física atómica moderna ha sido extensamente empleada en Oriente para transmitir la experiencia mística de la naturaleza.  Para los hindúes, Brahman es el hilo unificador en la telaraña cósmica.

 

… Vale aclarar – por si fuera necesario – que razones de espacio obligan a concentrarnos prioritariamente en sólo unos pocos Investigadores, pero muchos otros Autores de Trayectoria y Prestigio reconocidos podrían seguir acudiendo en nuestra ayuda, pero con total convicción y franqueza, consideramos que lo ya expuesto es real y suficientemente contundente como Aval Científico Interdisciplinario:

Al respecto, por citar sólo unos pocos, podemos mencionar, a manera de orientación:  a David Hume; a David Bohm en toda su obra, cuyo compendio general tal vez esté en “Sobre el diálogo”, de Kairós Ediciones; también al Premio Nobel Murray Gell-Mann en “El Quark y El Jaguar” de Tusquets Editores; así como a la continuación del ya clásico “El Tao De la Física” de Fritjof Capra:  “El Punto Crucial”, Luis Cárcamo Editor; también la obra de Deepak Chopra, especialmente “La Curación Cuántica” y “Vida Sin Condiciones”, ambos de Vergara Ediciones; y finalmente el Estudio interdisciplinario de LeShan y Margenau “El Espacio de Einstein y el Cielo de Van Gogh”, Editorial Gedisa.  Lista a la que se deben agregar, sin duda, dos Experimentos Cuánticos que abarcan de un modo tan concluyente como Integral todos los Avales necesarios que desde la Física Cuántica se aportan sobre La Invocación de Lo Inconsciente como “Formación de La Psykhé”:  “El Experimento de Guisin” y “La Experiencia del Gato de Schrödinger”.


[3] Campbell Joseph, El Poder Del Mito, Entrevista de Bill Moyers, editada por Holograma.

[4] Asimov Isaac, La Edad del Futuro, Tomo 1, Plaza y Janes, España 1987.

[5] Le Shan y Margenau, El Espacio De Einstein y El Cielo De Van Gogh, Gedisa, España 1996, Pág 81.

[6] Wolf, Fred Alan, La Búsqueda Del Águila, Edit. Los Libros De La Liebre De Marzo, España 1993, Pág. 122 y Pág.222.

X
1998-2016 E.D.I.P.O. Todos los derechos reservados.
Términos y Condiciones | Director: José Luis Parise | Validación Profesional