Esoterismo: la religión del origen

Esoterismo: la religión del origen

La Rueda Chamánica De La Iniciación

 

Cristo no era Cristiano.Buda no era Budista.

Mahoma no era Mahometano.

 

… Más allá de lo opinable, es un hecho absolutamente riguroso: ninguno de “Los Fundadores” de las grandes religiones que profesa la Humanidad, siguió la religión que luego se postula en nombre de Ellos.

 

Advertido lo recién mencionado, las preguntas surgen a borbotones:

  • ¿Sabemos realmente de qué hablaron Los Iluminados, si quienes intentan seguirlos, los buscan en religiones que en ninguno de los casos son las que Ellos practicaron?.
  • Si ninguno de Ellos dijo jamás que quisiera fundar una nueva religión ¿por qué se fundó una en Nombre de Cada Uno?.
  • Las religiones que se siguen en nombre de cada Iluminado, ¿nos permiten alcanzar los Estados de los que Ellos son Modelo, si Cada Uno para alcanzarlo, en ningún caso siguió esas religiones?.
  • Y finalmente, ¿no es evidente que los resultados, a través de los milenios, demuestran que las religiones -aunque hayan realizado esfuerzos tan enormes que no pocas veces se excedieron en sus intentos- han alejado a La Humanidad de Los Resultados que cada supuesto “Fundador” pretendió?.

… Las preguntas son muchas más, pero resulta posible que aquella que está en la Raíz de todas ellas, finalmente sea:

  • Sí ninguno de Ellos siguió la religión que se sigue en Nombre de Cada Uno … ¿Cuál Fue Su Religión?.

 
Encuentro cara a cara con Los Iluminados …
El “mapa” esotérico de sus vidas

Entre Nosotros y los Iluminados, se han ubicado las doctrinas que se pretenden sostener en cada uno de Ellos; entonces, en cuanto nos permitimos “atravesar” esas doctrinas, el Encuentro es cara a cara con El Iluminado.
Y en ese Encuentro, como no puede ser de otro modo, aparece Luz: inmediatamente se comienzan a aclarar los aspectos más Profundos y urgentes de las disyuntivas en las que La Humanidad está estancada desde los siglos, respecto de las religiones.
Por ejemplo, a partir de ese Encuentro Personal, sin doctrinas que medien, surge algo realmente impactante, de una Profundidad y Potencia demoledoras, y que obliga a reformular dónde está lo Esencial del Mensaje de Los Iluminados: Estructural y rigurosamente hablando, Los diferentes Iluminados, en Sus Caminos hacia La Iluminación, siguieron Los Mismos Pasos.
Si Develamos cada una de esas Vidas, trascendiendo las diferencias de forma – culturales, temporales, contingentes – lo que aparece ante nuestros ojos, produce un inimaginable Impacto, pues es como si cada uno de Ellos, hubiera seguido el mismo “Mapa” en Sus Vidas.
Entonces, como decíamos, inmediatamente comienzan a aparecer Respuestas a los diferentes Enigmas de las religiones: en primer lugar, el hecho de que todas las religiones se asemejen tanto en Sus Conceptos Fundamentales, se vuelve claramente coherente en cuanto se Devela que todos Aquellos en nombre de quienes se las fundó, se nutrieron de Recorridos esencialmente idénticos.
Claro que, junto a Respuestas de este calibre, también aparecen Nuevas Preguntas, pero orientadas en una dirección inédita, que permiten “Re-ligarnos” con La realización de La Religión como Camino concretable.
Pues, si Cada Iniciado Recorrió El Mismo “Mapa” … ¿Dónde está ese “Mapa” que, por no conseguirlo, la Humanidad tuvo que conformarse con el “modelo terminado”. “Modelo” que resulta totalmente inalcanzable y lejano sin el Recorrido que permite Llegar a ese Estado.
Al mismo tiempo, adquiere solidez algo que cuantos más siglos pasaron, más se ha ido alejando – pues, a falta de la Verdadera Esencia del Camino de Cada Iluminado, se intentó tapar esa falta con dogmas, reglamentaciones y cientos de regulaciones sobre la vida de quien quiere seguir cada religión -: la posibilidad de acercarse real y personalmente a Lo Divino … pues si se tiene Acceso a ese “Mapa” del Camino que transitaron Los Iluminados, cualquier Hombre tendría posibilitado Recorrerlo.
… Ahí es donde se inserta, en su sentido más riguroso, todo “Evangelio”: en La “Buena Noticia” de que todo Hombre tiene en Sí Mismo la Capacidad de Despertar Lo Divino si sigue El Camino de Quienes se Divinizaron.
Pero al mismo tiempo el interrogante se instala “por sí mismo”: ¿Cómo producir Ese Despertar, si no se conoce ese Camino?. Es claro que saber que El Camino que propició La Iluminación a cada Iluminado de La Historia de La Humanidad tiene un “Mapa” riguroso, es un Dato de valor gigantesco, inconmensurable … como gigantesco e inconmensurable es el vacío que se produce si no se conoce dicho “Mapa”.
… “Mapa” que no se perdió; simplemente, está Oculto; y por Eso, se precisa de Los Caminos del Esoterismo para Desocultarlo.
Es absolutamente posible Encontrarse con lo que tienen en común Los Caminos que siguieron los Iluminados de cada Época y de cada Cultura, y Trascender lo Manifiesto – las conductas de cada Uno de Ellos para Acceder a La Escena que ahí se Oculta … Y es exactamente Eso lo que Se Devela en La Enseñanza del Ocultismo y su Camino Preliminar, El Esoterismo: En qué consiste y cómo se sigue El Camino de La Iluminación.
 

Rueda chamánica de la iniciación:
“Mapa” de la vida de los iniciados

Ese Camino De La Iluminación, es trazado indefectiblemente como un “Mapa” Circular, que se Encontró por igual en todas las Culturas de La Historia, y que Los Chamanes de las Culturas tales como la Incaica y Los Mayas formalizaron; dándole un simbolismo que – como ocurre con todo Lo Esotérico – a la vez muestra y oculta.
Tal Rueda, consiste en Cuatro Estaciones, Cuatro Pasos, y una vez Llegado a ese Cuarto Paso, se recomienza infinitamente, en un Recorrido Eterno que lleva a Lo Eterno.
Cuatro Estaciones, que en Los Escritos Sagrados de cada Cultura están representadas con diversas simbologías y que, pese a las diferencias contingentes de tiempo y época, tienen idéntico significado.
Los Chamanes Indígenas, los Sintoístas del Antiguo Japón, los Derviches Mahometanos, el Popol Wuh Maya, El Libro Tibetano de Los Muertos, el Libro Egipcio de Los Muertos, los Simbolismos Esotéricos del Cristianismo, así como la parte que de cada religión “oficial” quedó Oculta; hablan cada una con sus propias simbologías, de algo idéntico:
Una Rueda Mandálica de La Iniciación, que puede representarse, de manera sincrética, en Cuatro Pasos, Cuatro Estados consecutivos de Mutación, que aquí tomaremos de acuerdo a Los Simbolismos con que los representa El Esoterismo Andino:
  • La Serpiente
  • El Jaguar
  • El Dragón
  • El Águila
 
Es conmocionante Descubrir cómo cada Tramo Simbólico de cada religión, en cada Detalle, remite a Eso.
Así, historias que más bien se asemejan a cuentos de niños y no parecen tener utilidad en La Vida Cotidiana, para quien Conoce Las Claves Ocultas de La Rueda Mandálica, se muestran con toda claridad como uno de los modos en que La Biblia Judeo-Cristiana está Enseñando, Paso a Paso cómo El Personaje en juego, lo que está haciendo … es seguir El “Mapa” De la Iluminación.

 

Desocultando el “mapa” oculto de la iluminación

Cualquiera que tenga un mínimo contacto con Culturas Chamánicas, puede apreciar con total nitidez la exaltación que de Esas Cuatro Figuras se realiza continuamente.

Tal cuestión, sirve como claro sustento a lo que aquí estamos exponiendo.
Pero si bien una simple visita turística permite observar de inmediato la pregnancia que La Serpiente, El Jaguar, El Dragón y El Águila tienen en El Esoterismo Andino, también es cierto que tales figuras, mucho más que servir de orientación, se constituyen en sí mismas en parte del Enigma que encierran.
Qué representan, cuál es Su Simbolismo, cuáles los insospechables Secretos que alberga, es lo que El Esoterismo Devela.
Y precisamente, una vez Develado El Simbolismo de Esa Rueda, es que la misma aparece como nada menos que El Mapa que siguieron Los Iniciados.
… Lo que es sinónimo de decir que La Rueda Chamánica De La iniciación, se constituye así en El Lugar donde se Conservó LA RELIGIÓN ORIGINAL, la que siguieron Aquellos a quienes hoy se intenta seguir en las religiones que en Sus Nombres se fundaron.
Pues Quien Recorre esa Rueda, está Recorriendo El Camino que por igual siguieron todos Los Iluminados de La Humanidad.
Es Insondable lo que se Des-cubre para Quien Accede a Eso que, en cuanto se lo Desoculta Se Constituye en El Centro de toda religión … Pasajes de todas Las Biblias, que hasta ese momento, sólo parecían tener un valor parcial y menor, adquieren una Potencia absolutamente insospechada y una rigurosidad y exactitud esclarecedora, imposibles de vislumbrar para todos los que hacen el abordaje sin Estas Claves.
Los ejemplos son, literalmente, Infinitos; y sólo a fuerza de recortar peligrosamente a cada uno, se puede tomar alguno.
Así, podemos referimos al que tal vez es uno de los más “tocantes” para Occidente, pues se remite a una de Las Escenas más queridas de su Mitología Religiosa: el Nacimiento de Jesús.
… Si seguimos atentamente Ese Pasaje Bíblico, con lo que Nos Encontramos, de un modo totalmente sorpresivo, es con las mismas Claves Simbólicas de La Rueda Mandálica De La Iniciación; y que nos Develan a qué se refiere cada uno de los Cuatro Pasos que Recorre eternamente Todo Iluminado.
En efecto, hay un “Detalle” que no tiene rigurosidad de ningún orden histórico ni cultural, figura en un solo Evangelio … y sin embargo, sobrevivió a Los Tiempos: Los Regalos que le son ofrendados a Jesús por aquellos a quienes se nombró nada menos que “Los Magos”.
Es muchísimo lo que El Ocultismo Devela. de Esa Escena de Nacimiento, pero concentrándonos nada más que en el “detalle” de los regalos, tenemos la Llave para Acceder a un dato Fundamental: a quién se dirigían esos “Magos”, es decir, qué “destino” auguraban en Cristo.

Tres Regalos, Tres Símbolos: Oro, Incienso y Mirra ¿a quiénes se les hacía esos Regalos?:

La Mirra, por sus enormes propiedades curativas, estimulantes y cicatrizantes, era el Elemento llevado consigo por todo Guerrero, para darse ánimo y restaurarse de sus heridas. El Incienso, era el representante por excelencia de la unión con Otros Planos; es decir, de Lo Sacerdotal. Y para Develar el simbolismo del Oro, es preciso entender primero que ya en ese momento histórico, el Oro era apreciado por su valor material – como lo demuestra la misma Biblia, en varios Pasajes – y no por su simbolismo espiritual, como en otras épocas y culturas, tales como Los Egipcios y Los Incas; entonces he aquí el Tercer Simbolismo de Cristo: el de quien sabe usar lo que tiene Valor material, figura encontrada en toda Representación Iniciática, y que recibe el nombre del Mercader.
De hecho, en relación a Cristo, el mito terminó haciendo una figura Trinitaria, cuestión sumamente obvia ya desde cualquier sermón en misa … Pero si pretendemos no conformarnos con el dogma totalmente abstracto y tardío del “Padre, el Hijo y El Espíritu Santo” precisaremos de estas Claves Esotéricas que Develan cuáles fueron las Tres Personas que Cristo encarnó; y que los siglos transformaron, precisamente, en Trilogía Divina.
Conjunción Trinitaria que atraviesa todas las simbologías de todas las Culturas en todos Sus Textos Iniciáticos; Tres de Los Cuatro Pasos De La Rueda Chamánica De La Iniciación; cuyo Cuarto Paso, no es más que la Unión de los Tres Primeros, dando por resultado a Dios, también nombrado como El Mago o El Artista. Tres Maestros en cada Maestro.

 

  • Guerrero
  • Mercader
  • Sacerdote
  • Mago
 
… Desde los milenios, El Camino consiste en Acceder a Las Tres Presencias necesarias usadas en Conjunción, para que ninguna de las Tres Puertas por las que puede entrar aquello que intenta frenar al Caminante, sean descuidadas.
Este es uno de los puntos más paradojales de La Enseñanza: es absolutamente Oculto, y a la vez totalmente Manifiesto.
Tres lugares, que en realidad son Uno, pueden ser la puerta de entrada para aquello que intenta frenar al Caminante; pues lo que puede frenar a alguien, viene, indefectiblemente, de uno de estos tres lugares: Lo Interior, Lo Exterior o de Otros Planos.
Si alguien no se frena, si por el contrario aprende cómo Operar para poner a favor:

 

 

 

  • Lo que surge desde su interior, es decir los condicionamientos, límites y programaciones que le fueron hechos en su historia y que constituyen su “yo”, su ego
    Precisamente, el Primer Paso de la Rueda -coincidiendo con absoluta precisión con las Enseñanzas Esotéricas del Zen, el Taoísmo, la Gnosis, el Hinduismo y la Cábala- consiste en realizar Una Guerra Interior para desprenderse de ese Ego. Representación que se encuentra en forma inmaculada en La Serpíente desprendiéndose de su vieja piel.
  • Lo que alguien externo le puede interponer como obstáculo que intenta frenarlo. Contingencias que son el motivo basal de todo enfrentamiento y guerra hacia fuera … si no se Aprende a Negociar. Arte que comprende Leyes Ocultas insospechadas, de una eficacia desvastadora, y que Escuelas Iniciáticas Orientales como las de los Samuráis extendieron a la vida empresarial y cotidiana, a toda escena donde hay dos posiciones enfrentadas.
    Mercader,
    que Accede a esas Leyes Ocultas de Negociación que basadas en la precisa utilización y diferenciación de La Estrategia y La Táctica; y que desarrollan la astucia del Jaguar, quien alcanza inexorablemente su presa, pues sabe usar las condiciones externas a su favor.

    Cuestión que, a su vez, es la oportunidad de descubrir lo que todos los Iniciados de la Historia de La Humanidad demuestran desde hace Milenios: que Ningún Obstáculo Externo puede frenar a Alguien; que lo que hace indisoluble a la piedra o al abismo, son los condicionamientos internos que funcionan como programaciones que determinan que “no se puede” de acuerdo a los límites de cada época.
  • Lo que desde Otros Planos se presenta como Energías Compatibles que Producen Encuentros “Casuales” favorables; que, cuando nada interno ni nada externo lo pudo frenar, el Caminante aprende a Invocar.
    Invocación
    que ubica al Sacerdote como un Puente entre Este y Otros Planos; término encontrado en todas las religiones, que precisamente nombran a Sus Sacerdotes como “Pontífices” lo que no significa Otra cosa que “Hacedor de Puentes”.
    El Nivel Sacerdotal de La Rueda Chamánica De La Iniciación, Enseña a moverse libremente y a voluntad entre El Mundo Físico y El Mundo Sutil – a través de “técnicas” como Invocación, Viaje Astral, visión y manejo de Energías.
    Ese Movimiento, está sintetizado en Frases de igual sentido encontradas por igual en las diferentes Culturas del Esoterismo Andino tales como: “El Chamán vive con un pie en cada mundo”, o “El Chamán es aquél que sabe tener los pies en la tierra y la cabeza en el cielo” … imagen perfectamente representada por quien puede descender hasta los abismos más profundos y elevarse por encima de las montañas: El Águila.

 

 

Toda La Enseñanza Oculta está condensada en este punto. Vaya al Plano que vaya; la posibilidad de alguien de Seguir Avanzando, será directamente “proporcional” a su Presencia respecto de lo interno, de lo Externo y lo de Otros Planos.

Guerrero: La escena habitual donde en lo cotidiano, alguien no puede avanzar y se frena, sin siquiera saber que su detención no es ante lo externo sino que está determinada por las programaciones históricas que le han hecho, las cuales le funcionan dictando automatismos que le impiden operar con Respuestas Propias, y no le permiten decidir -aún cuando el sujeto está absolutamente convencido de que él está decidiendo- pues simplemente se responde de acuerdo a “eso” que el Otro programó … es la escena que se constituye como La Ocasión para El Despertar Del Guerrero.

En esta Guerra, el Guerrero Combate contra lo que él es; y cada vez que mata “su” ser, Nace a La Existencia.

 

Mercader: Pero también es necesario atender a la posibilidad de que alguien no dé El Paso, que “se frene” a partir de ceder, de no operar con lo que alguien le pretende interponer como obstáculo. Ahí se está frenando ante lo externo, y en cuanto El Guerrero se pone en acción para detectar dónde lo interno está disfrazando de insoluble a lo externo, se está en condiciones de operar ante eso externo … lo que se constituye en El Despertar Del Mercader.

La Negociación – que es el Campo del Mercader – es la forma más elevada de conciliar y resolver diferencias. Cuando hay posiciones diferentes; quedan tres caminos: ceder, pelear, o Negociar.

Vale atender a que todo lo que dice La Biblia que hacía Cristo, lo ubica precisamente operando “en la línea de fuego” entre posiciones diferentes y enfrentadas: los romanos, los fariseos y el Sanedrín, el pueblo, sus discípulos, las tradiciones, la revolución, Dios, y hasta su propia familia. Cómo se manejaba entre tantos frentes diferentes y hasta enfrentados entre sí. Que Cristo no cedía fácilmente, es obvio … tanto como que Guerreaba y que Negociaba.

Cualquier pasaje bíblico donde se ve a Cristo en acción; lo muestra entre el Guerrear y el Negociar. Cuando, por ejemplo, recurre a fórmulas como “Se les ha dicho tal cosa … pero yo les digo tal otra cosa”, está Negociando posiciones diferentes que parecen irreconciliables entre sí; cuando ubica que “tire la primera piedra quien está libre de pecado”, está operando entre grupos enfrentados, sin decirles a ninguno que tiene razón, ni que deja de tenerla … y eso se llama Negociación, en el sentido más alto de la palabra.

Obviamente, el “Cristo Mercader” es el que ha quedado más oculto -por motivos que en este momento no abordaremos- con los siglos; pero son tantos los pasajes bíblicos donde se lo ve a Cristo ejerciendo el mejor arte de la Negociación, que sólo es cuestión de permitirse leerlos. Y si basta tener estas Claves para detectar continuamente en Cristo al Mercader, mucho más fácil es aún detectarlo en Otros Iniciados, sobre los que no ha recaído tanta deformación y censura.

Sacerdote: Por último, alguien que Sigue Recorriendo pues Está Presente ante lo que desde su historia -“lo interno”- le impide dar El Paso que dice querer dar y que también Sigue Recorriendo ante los frenos a los que alguien lo intente someter “lo externo”, tiene muchas chances de que lo cotidiano no lo frene … Pero ¿qué pasará si algo que viene de otro plano -que, por lo tanto, no es de afuera ni de adentro- se le interpone y él no lo advierte?. También logrará frenarlo: llegará otra vez a la inexistencia, si no cuenta con lo necesario para Estar Presente y operar también ahí. Es necesario El Despertar Del Sacerdote para Invocar que desde Otros Planos se presente Lo Compatible.

Despertar al Guerrero, es Aprender a atender a La Puerta de lo Interno, en un Combate Eterno contra todo automatismo que se instale como respuesta ante un estímulo.

Despertar al Mercader, es Aprender a bordear los obstáculos externos, a pisar la piedra que se interponía, transformándola así en otra parte del Camino.

Despertar al Sacerdote, es Aprender a poner las Energías Universales en Armonía con Uno Mismo, realizando conexiones entre Los Diferentes Planos.

Triple Despertar, en el que consiste El Despertar, el Estar Presente ante Lo Interno, Lo Externo y lo de Otros Planos, realizando El Acto De Magia Supremo: Que Alguien pueda seguir dirigiendo Su Propia Vida, se presente lo que se presente, y Aprendiendo a usarlo a su favor.
Tres Frentes para una misma cuestión: Avanzar o frenarse, Existir o inexistir, Vivir o vivir muerto.
Por Eso, Habitar El Centro de La Rueda; es decir, Crear El Propio Universo continuamente … es exactamente lo que se nombra como “Dios”.

La Rueda Chamánica De La Iniciación…
El Camino De Los Iniciados

La Confluencia es desvastadora en su exactitud, pues Lo Develado al Acceder a Esa Clave, en cualquier Cultura que se la abarque – aún en Culturas que jamás se conocieron entre sí – coincide linealmente con todas las demás simbologías representadas en las demás Enseñanzas Iniciáticas.
Así, por ejemplo, lo que nombraban Los Chamanes Mayas como Serpiente, Jaguar, Dragón, Águila o Los Incas como Camino del Sur, del Oeste, del Norte y del Este, respectivamente, coincide punto por punto en su lógica con lo que en la Biblia Judeo-Cristiana son Los Mismos Pasos que llevan a La Iniciación: Hacer Nacer en Sí Mismo al Guerrero, al Mercader y al Sacerdote y Aprender a aplicarlos en Forma Conjunta, creando así al Mago.
Podríamos realizar un Recorrido por cada Cultura y en todas Encontraremos los Mismos Pasos; pero si nos remitimos directamente a la Cultura de la que surge el Representante por Excelencia de Quien tiene Acceso a Lo Oculto, La develación sobre El, es concluyentemente sincrética: Hermes Trismegisto, “El Tres Veces Grande”. El da La Clave de un modo contundente.
Su Constitución Trinitaria, similar a la de Todo Iniciado, a partir de estas Claves, queda Develada; y en cuanto se Accede a ese saber, se dio el Primer paso para seguir Desocultando “Lo Hermético” en El:
La contundencia que se muestra en que ya desde el nombre mismo remite al Mercader, pues “Hermes” es “Mercurio”, quien es el Dios Mitológico de los Mercaderes; y basta con leer mínimamente el Kybalión para Encontrarse continuamente con el Guerrero y el Sacerdote, figuras que, de todos modos, no hace falta demostrar que representan a Hermes pues son las que trascendieron más “públicamente”.
… Pero si se atiende a lo más Esotérico en ese Nombre, no sólo la parte que corresponde a “Hermes” es significativa; mucho más lo es – para el tema que estamos desarrollando – lo que nombra “Trismegisto”, pues tal vez ya ubiquen que ahí estamos sobre la misma pista que venimos, de a poco, siguiendo. “Trismegisto” quiere decir, significativamente: “Tres Veces Grande”, “Tres Veces Iniciado” … Y pensar en casualidades, en este punto, es ingenuidad o ceguera.
El Ky balión lo retrata en sus Tres Funciones con tanta claridad; como a Cristo lo hace La Biblia, pues situar que Hermes Trismegisto, alude también a Tres Iniciaciones, muestra la misma Estructura Trinitaria que en Cristo.
Hermes Mercurio Trismegisto, Sacerdote por excelencia; Mercader ya desde el Nombre; Guerrero contra las Sombras, reconocido como tal por todas las Culturas que se llegaban hasta él en Egipto, en busca de la Luz del Saber.
Y claramente, a lo largo del texto, se observa a Hermes operar progresivamente hacia un sincretismo de Las Tres Figuras, lo que es sinónimo de decir que se dirige al Mago.

Mitología esotérica

Pero La Mitología Iniciática no sólo nos aporta a Mercurio. Si abrimos un poco más El Abanico De Los Iniciados; entrando directamente en Terreno Mitológico, estamos yendo a Las Fuentes mismas de las que aprendieron esos mismos Iniciados.
Entonces, son muchas las sorpresas y Develaciones que se procuran si, por ejemplo, vemos cuál es el Planeta al que se constituyó en la Deidad de cada una de las Tres Representaciones: Guerrero, Mercader, Sacerdote, y su Conjunción: Mago.

Mercurio, como dijimos, es representado como el Dios de los Mercaderes y los Viajantes; y su característica fundamental de “Hermético”, le hace padre de todas las Ciencias Ocultas, así como de todo lo necesario para Recorrer Lo Oculto: La Música, La Adivinación, La Escritura, La Matemática, La Astronomía.

Marte, el Ares griego, dios de los Guerreros; y por extensión, como las guerras comenzaban cuando florecían las vegetaciones, es dios de los Árboles. Y, de paso, vale resaltar que en El Esoterismo Andino -como en tantas otras Culturas- la Enseñanza de Lo Oculto, es representada como Un Árbol.

Júpiter el Zeus griego, Sacerdote por excelencia, pues rige sobre todos los demás planetas, siendo el más importante y el mayor. Su nombre era tan Sagrado, que no podía ser usado en cosas mundanas … de ahí que los romanos, por ejemplo, no escribieran jamás el número “Cuatro” uniendo “I” y “V” (“IV”), pues forma las iniciales de IVPITER. Y el hecho de que prefirieran renunciar al método sustractivo – aún hoy, es común ver, por ejemplo, en los relojes con “Números Romanos” que el Cuatro lo escriben “IIII” – antes de usar esas Iniciales para algo mundano, es un modo simple pero concluyente de ver el carácter Sagrado atribuido a Júpiter

Hasta aquí, las características fundamentales de los tres Mitos que representan a las Tres Presencias que vemos desarrollar en todos Los Iniciados. Marte es el Guerrero, Mercurio el Mercader y Júpiter el Sacerdote.
Y para comenzar a Develar de qué habla todo esto; es necesario comenzar notando que tanto Mercurio como Marte, son hijos de Júpiter. Así como que en la División Astrológica del Globo Celeste, esos tres Planetas tienen una interesante disposición: Júpiter junto a Marte; y enfrente de ambos, a la altura de Júpiter está Mercurio. No es la intención, en este momento, hablar de Astrología, pero para quien quiere investigarlo, éste dato es significativo en función de lo que estamos desarrollando.
Lo que sí es un excelente punto, es considerar que El Guerrero y El Mercader, son Hijos del Sacerdote … Es decir, que la primer lectura, muestra inmediatamente que no se trata de cualquier Guerra ni de cualquier Negociación; sino de las que tengan como regente al Sacerdote, al que se dirige a La Vida Eterna.
Esto mismo puede observarse en lo que aportan Los Celtas y su mitología. En esa Cultura, se tenía tan presente a la Astronomía, que se la llevaba en la mano (… de ahí deriva el dicho que llega hasta nuestros días: “lo conozco como la palma de mi mano”, para indicar extrema cercanía a algo). Se representaba a cada Planeta en cada dedo y en cada parte importante de la mano; según la siguiente distribución:

Venus era el Pulgar, donde los romanos llevaban el sello de Hierro, porque el esposo de Venus es Vulcano el Herrero, el Hefesto griego.

Júpiter era el Índice, pues es el dedo más importante y el que se usa para orientar, para “señalar El Camino”.

Saturno era el dedo medio; y como era el usado cuando no había suficiente virilidad, se lo nombraba como “el dedo del tonto”.

Apolo, deidad solar, era el dedo Anular, pues se suponía que de ese dedo salía una arteria que iba al corazón, que es donde se debe llevar a La Luz, al Sol … Aunque “el más inútil de todos los dedos”, el anular de la mano izquierda era reservado – como hasta hoy – para simbolizar al casamiento, poniendo ahí la sortija.

Mercurio era el Meñique, que también era nombrado como el dedo Auricular y Oracular es decir, el dedo de la Escucha … Y que en donde se representa a Hermes al Ocultismo, se ubique justamente a La Escucha es una Profunda coincidencia que vuelve a afirmar nada menos que desde el mito la apuesta de esta Enseñanza: cruzar Psicoanálisis y Ocultismo. De ese dedo, se decía que contaba secretos, daba revelaciones y producía la inspiración cuando alguien se tapaba ambos oídos con los meñiques. Aún hoy, en Francia existe el dicho “me lo contó mi dedo meñique”.

Marte era el centro de la palma de la mano, porque ahí iba el arma al guerrear. Y como motivo secundario, porque ahí las líneas de la mano, forman una letra “M”.

Las relaciones que se plantean entre los dedos y los Planetas, se manifiestan en la mayoría de las pinturas sobre Los Iniciados, tanto como en cuestiones absolutamente populares, pero que mantienen Oculto su origen.
Entre las segundas, podemos ver ciertos gestos a los que se recurre cuando se quiere conjurar algo. Por ejemplo, cruzar el dedo medio sobre el índice, se usa para atraer la suerte … es que lo que invoca, es la conjunción entre Júpiter y Saturno, cuyo efecto es altamente benigno.
Entre las primeras, la más notable es la que se usaba para arrojar energías benéficas planetarias; y que por eso quedó como signo de Bendición Sacerdotal, usando – hasta hoy día- exactamente los mismos dedos que recién les mencioné, pero señalando hacia Los Planetas. Es interesante saber que esa Bendición viene de otra, muy anterior, que hacía participar también al dedo anular, como puede verse en algunas pinturas de la antigüedad. Pero como había que encubrir el hecho de que La Iglesia tomó las fiestas del Sol Invictus para adjudicadas a Cristo y su nacimiento, y ese es el dedo del Sol … sacaron ese dedo de la Bendición.
Sin embargo, y aquí Llegamos a lo central, esa no fue la única deformación que introdujo la Iglesia. La mejor “Bendición”, era otra. Aquella que Identificaba a Los Iniciados … y que, por ser Signo De Iniciación, fue arbitrariamente signada como “la bendición del diablo”.
Y precisamente, el símbolo en cuestión, consiste en mostrar a Júpiter y Mercurio, y tapar con los dedos medio y anular a Marte, que a su vez quedan apuntando hacía quien hace el Símbolo; señalando hacia dónde es La Guerra, hacia dónde apunta Marte. Es fácil entender de qué estoy hablando si muestran los dedos que representan a esos dos Planteas y usan los demás de la misma mano para tapar a Marte señalando hacia Ustedes mismos. Si hacen la prueba, verán que, al estirar el Índice (Júpiter) y el Meñique (Mercurio) y usar los otros dedos como recién les indiqué, se forma un signo que todo el mundo asocia con desgracia y con el demonio; ridículamente aludido a través de supuestos cuernos … Que esa señal, nada tiene que ver con el diablo; está demostrado en el sólo hecho de que es común ver imágenes donde quien la adopta es, directamente, alguien considerado un Dios: El Buda.

 
Fin Iniciático

Hemos tomado referentes tan disímiles como la Mitología, El Cristianismo Esotérico y el Kybalión; también podríamos recurrir a La Triple Deidad Hindú: Bramha, Vichnou, Shiva, a los diferentes Estados de la vida del Buda, a los Cuatro Elementos de Transformación Alquímicos, o a la Conjunción “Majumer” de Zeberio … En todos, indefectiblemente, se encuentra representada la misma Simbología: Estructuras Trinitarias que, cuanto más las Profundizamos, más nos conducen hacia El Guerrero, El Mercader y El Sacerdote. Triple Presencia y Su Conjunción, que constituye La Manifestación de La Iniciación.
Y El Esoterismo, en sus Vertientes Andinas, es precisamente quien conservó La Clave que permite Descifrar La Cifra: La Rueda Chamánica de La Iniciación, esa que atraviesa los Tiempos y las Culturas, haciendo de “Mapa” que guía Los Pasos de la Vida de todo el que Accedió a La Iluminación … está Develada.
Guerrero, Mercader, Sacerdote, Mago. En qué consiste Cada Uno, de qué Se Ocupa, Cómo Funciona, cómo se Accede a Su Despertar progresivo … Todo Eso es lo que se conoce como Enseñanza del Ocultismo.
Por ignorar todo este tema, es que se precisan miles de Encarnaciones para lograr Una Vida; para lograr Existir, pues al ser tan vulnerables ante lo que intenta frenar al Sujeto; se está “eternamente” chocando contra lo mismo.
Y gracias a Este Saber, Quien emprende El Camino del Ocultismo, Paso a Paso, empieza a Descubrir cómo, inexorablemente, se hacen realidad los Grandes Postulados de los Grandes Iniciados.
La Iluminación, como nunca antes, está al Alcance de Cada Humano; y volver a faltar a La Cita … equivaldría a despreciar a Cuatro Maestros al mismo Tiempo.

El autor de este artículo, José Luis Parise, dirige la E.D.I.P.O. (Enseñanza De Iniciación Psicoanálisis Ocultismo), Enseñanza que junto a su primer libro “El Viaje (Iniciático) de E.D.I.P.O.”, han sido Premiados por La Federación del Estado de Nueva York (The New York State Federation) en el Cincuentenario de La O.N.U.

X
1998-2017 E.D.I.P.O. Todos los derechos reservados.
Ética Iniciática | Términos y Condiciones | Director: José Luis Parise | Validación Profesional | Validación Fiscal Internacional