“HACIA EL ENCUENTRO CONMIGO MISMA”

Raïssa María Janer Vulart

 

Empezaré por el principio:

Tras asistir por  primera vez a un plenario de JL Parise en Barcelona experimenté las primeras señales de Magia. Era  Noviembre de 2012   y yo barajaba la posibilidad de  entrar en la Escuela EDIPO. Entonces me encontré por casualidad en una estación de tren de una ciudad cercana a Barcelona (Vilanova i la Geltrú) a Ernesto Damián (secretario y compañero de la Escuela) junto a Paulo Javier Rosas (compañero de la Esuela). El encuentro me ponía la Enseñanza ante mí, de frente. Tomé esa casualidad como señal armónica de que me convenía mucho integrarme en la Escuela. Desde entonces  participo en varias actividades de Enseñanza, lo cual es un auténtico privilegio.

Mi primer resultado aplicando Magia lo logré en octubre de 2013. Gracias a participar en la actividad de GSV  (Grupos de Supervisión) y recorrer el Camino de la Magia es que aprendí a dirigirme hacia un Resultado que para el yo era totalmente imposible: conocer a mi madre biológica.

Nací en la ciudad de Barcelona el 12 de febrero de 1980. A esa ciudad acudía unos meses antes una chica joven de 17 años procedente del sur de España, que como otras chicas se había quedado embarazada sin desearlo y había acudido a una congregación religiosa de la ciudad donde se acogía  a mujeres a quienes las monjas ofrecían amparo y protección, y  a quienes atendían y asistían en el parto. Las monjas  intermediaban en el proceso de dar en adopción a los hijos e hijas de tales mujeres. Ahí empieza mi historia…

Cuando entré en la Enseñanza, solo tenía la información de que mi madre biológica era –y es- una mujer blanca española y que mi padre biológico era –y supuestamente aún es- un hombre negro. Esta información era tan amplia como incierta… Una sombra, un interrogante en mi Vida que me llevó a la búsqueda  que culminó en un encuentro Mágico y profundamente ordenador  que me sitúa ante una  puerta que se abre hacia el Encuentro conmigo misma.

 

 Paso I  EL CAOS DE LA IDEA: Obtener información acerca de mis orígenes biológicos

Me dieron mi nombre mi padre y mi madre adoptivos, mi núcleo familiar de referencia.  Hija biológica de mujer blanca y padre negro, técnicamente soy “mulata”. La “mulata”, como atributo racial ha sido para mí tanto un estigma como un lugar de apego a lo biológico. Desde Método ahora sé que la importancia de la palabra “mulata” está en el sonido, pues mi apellido materno de adopción contiene los mismos significantes…

 

Paso II  EL ORDEN DE LA PALABRA: “Antes del  31 de diciembre de 2013 encuentro y conozco a mi madre biológica físicamente, con Ética, Magia y Alegría”.

En los grupos de supervisión se nos había indicado que nos dirigiéramos a un Resultado que nos pareciese imposible de alcanzar, por eso me atreví a imbocar lo que imboqué…

Paso III  “EL PELIGRO DE LA FORMA “

 Tras años de desesperación porque no lograba  alcanzar mi resultado (pues no conocía aún el  Método de la Magia) el Universo me muestra el “Cómo” el “Por Donde”  y la forma en la que mi Resultado podía ser alcanzado.  Alineo mis afectos –tal y como enseña la Enseñanza que se hace en este paso- hacia el optimismo, gracias a estar apoyada en el Método de la Magia. Y la forma se presentó como: un espacio de práctica esotérica en la naturaleza a través del cuál un amigo mío  canalizaba información que decía obtener conectando con los árboles centenarios…

Hasta ese momento, las respuestas a mis preguntas las había tratado de obtener  acudiendo  a la congregación religiosa que había acogido a mi madre biológica. La respuesta por parte de las monjas a mis insistentes preguntas siempre había sido hasta entonces  “no tenemos información ni registro del nombre de tu madre biológica”.  Ahora sé que las monjas omitían y ocultaban cualquier información que pudiese poner en contacto real a hijo/as adoptados con sus respectivas madres biológicas,  amparadas por el vacío legal vigente en España en esos momentos (1980) en cuestiones de adopción,  y manteniendo silencio respecto a la identidad de las mujeres que acudían a dicha institución religiosa para dar a sus hijos/as en adopción, silencio cuya finalidad era la de preservar el anonimato de dichas mujeres.  Ir a encontrar información a ese lugar era chocar contra un muro de silencio…

Así pues la forma que ahora se presentaba – la posibilidad de obtener información a través de los árboles-  era para mí no sólo sorprendente, sino también increíble. Pero como a mi psiquismo le atraen este tipo de prácticas esotéricas pues me dije a mí misma “¡adelante! ”La “realidad”  me había demostrado que alcanzar lo que yo quería “era imposible”.  Y sí, efectivamente era imposible… ¡si lo hacía desde el yo! Precisaba pues altas dosis de Magia.

 

Paso IV “EL ORÁCULO DE LA COSA”

Mi amigo me contó que a través del contacto con la energía sutil de los árboles es posible conectar a las personas con sus sistemas familiares de origen. Así pues, el entramado me ofrecía una nueva oportunidad en mi recorrido hacia el logro de mi Resultado.  

Ubicar también que lo que yo emanaba en el Registro Imaginario, es decir “mujer mulata en falta” fue  el gran agujero que atrajo a mi amigo hombre.  El entramado me puso en contacto con un hombre blanco, casado con una mujer negra y padre de una niña y un niño mulatos. Estaba claro que la atracción por esos rasgos primarios nos acercó mutuamente.

Me dispuse a aceptar la propuesta de mi amigo. Me mostré penetrable simbólicamente hablando ( poniéndose también en juego la Sexualización de las energías propias del Paso XIX, sexualización etendida más allá de lo genital, como bien muestra el cuadro de la Sexuación que enseña la Enseñanza).

Así pues mi amigo y yo “establecimos comunicación” con  una encina centenaria. Después de la experiencia – durante una hora aproximadamente- mi amigo aseguró haber escuchado una voz masculina que según él correspondía a alguien de mi familia de origen, que le instaba a conectarme con esa línea o linaje biológico. Si la voz escuchada era su propio psiquismo o la voz de alguien transmitida a través de lo que él llamaba la conciencia arbórea…sigue siendo un misterio. Lo que puedo afirmar es que mi amigo representó para mí la figura sacerdotal que  estableció el puente entre dos mundos, me recuerda a los antiguos Druidas de la cultura celta-íbera.

Fue desde entonces que mi amigo Druida se ofreció para  ayudarme a dar los pasos necesarios en lo real. El siguiente lugar al que nos dirigimos fue a una asociación que se llamaba “La Voz de los adoptados”. Allí nos indicaron qué dirección tomar para encontrar lo que buscábamos. La situación nos derivaba ante el paradigma político y sus Leyes -lo que por Ley se puede o no se puede hacer en cuestión de obtener información de los orígenes biológicos de las personas que, como yo,  hemos sido adoptadas-.

 

ARRANQUE BIFÁSICO…Y LA ESFINGE

La esfinge se presentó como un conjunto de resistencias y obstáculos internos que me dificultaban ser permeable ante la ayuda que me era ofrecida. Actuar el adónde del otro me conducía a un lugar de falta de receptividad. Bloqueé todo esto y además puse el corte y el límite necesario ante el amigo que pretendía ayudar a la “niña desamparada”. Ni no aceptaba su ayuda, ni lo hacía desde el victimismo. Emergió el sujeto – Yo como Mujer responsable, autónoma, dirigiéndome conscientemente a mi Resultado-  y dejé de ser objeto del otro, en este caso de un otro salvador.

 

PASO V LA MAGIA DEL COMBATE

La cuestión de recibir “ayuda” me hacía saltar todas las alarmas pues el adónde del otro en su aspecto más oculto era el de situarme en el paradigma religioso de tradición cristiano-católica en relación a los valores de “caridad y ayuda al desamparado” tal y como lo entiende dicho paradigma (que  como muestra la Enseñanza en nada tiene que ver con lo que Enseñó Cristo…). En este contexto religioso es en el que el Otro me encaja desde el inicio de mi encarnación. Desde Método bloqueé la cuestión de seguir siendo considerada como “la niña mulatita abandonada y necesitada de ayuda”.  Dirigiéndome a mi Adónde de Guerrero en cuanto a desengancharme de eso dirigiéndome a actuar con responsabilidad y autonomía  en los procesos que para mí son valiosos.

Llevaba poco tiempo en la ESCUELA y aún no conocía el Wu-Wei, su aplicación, ni el despliegue de las 4 Fuerzas  (uno de los muchos aportes de la Enseñanza). Sin embargo utilicé –aún sin saberlo- el Adónde del otro a mi favor cuando recibí la ayuda de mi amigo  y acepté que iniciase los trámites y las gestiones en lo real.

 

PASO VI  LA MAGIA DE LA ENERGÍA

Los Pasos 3, 4, y  5 confluyeron en el Paso 6  conectando con el sistema energético de los  árboles maestros, bajo el  mito que habla de la fuerza  y sabiduría registrada en la  memoria de la Tierra  y sus elementos. Los mensajes que recibió mi amigo druida venían de parte de un conjunto de energías superiores que se presentaban en el Camino, energías que iban -y van- mucho más allá de mis ideas y pretensiones. Según el druida el conjunto de mensajes recibidos eran señales claras y evidentes de que “mi sistema familiar biológico se mostraba abierto a recibirme”, es más, mi amigo aseguraba que mi familia de origen también deseaba encontrarme a mí (como  bien pude comprobar más tarde…).

 

Paso  VII LA MAGIA DE LA CASUALIDAD

Mi interés en las prácticas de meditación en la naturaleza me acercó a la persona que poco tiempo después se convertía en una “pieza” imprescindible  en el puzle que se estaba construyendo. La  voluntad y deseo de ayudarme que manifestaba mi amigo  propició que diésemos los pasos correctos hacia el Paso X. Cumpliéndose aquello de que “tu adónde es mi por dónde”.

 

Paso VIII LA MAGIA DE LA NEGOCIACIÓN

Ya en el Registro Real mi amigo y yo nos dirigimos  (Adónde de Mercader) al departamento de la administración pública que en Cataluña se encarga de gestionar dichas solicitudes. Desde entonces todo fue fácil, el camino llano, la vía directa!!! Gracias a la Magia toqué la tecla exacta que hacía que se empezara a escuchar la melodía  que durante tantos años había deseado disfrutar…

A la mañana siguiente de soñar que Sí existía registro de los datos de mi madre biológica, me comunican de la administración que la congregación religiosa admite que, efectivamente, ¡Sí disponen de la información que yo solicitaba! y que ¡Sí está registrado el nombre de mi madre biológica! (lo que demuestra que, lamentablemente, las monjas mintieron acerca de la posesión de dichos datos).

Fue cuestión de 2 meses el concretar y acordar la cita que oficialmente me posibilitaba el encuentro con la mujer que reconoció ser mi madre biológica, mujer de nombre Catalina. La ley que regía el procedimiento de la administración Catalana  me posibilitó el acercamiento y encuentro en lo real con Catalina.

 

Paso XIX  LA MAGIA DE CONCLUIR

Las monjas de la congregación católica que acogieron a mi madre biológica y quienes mediaron en la adopción con mi familia adoptiva, las mismas que durante años negaron sistemáticamente tener información alguna al respecto de Catalina y de otras mujeres que al convento acudieron, estaban -y lo siguen estando- obligadas por Ley a responder a las solicitudes de demanda de información que las personas adoptadas soliciten.  Así pues tuve que remitirme a la Ley  catalana para logar mi Resultado, pues las veces que acudí a título personal a la congregación no funcionó pues ante la persona las monjas no daban información,  ante la Ley sí respondían.

 

Paso X LA MAGIA DE LA MAGIA

¡¡El 18  de octubre de 2013 conozco físicamente a mi madre biológica!!  Y además Recibo mucha más información de la que yo esperaba!  A mis 33 años de edad logré mi  primer Resultado aplicando el Método de la Magia!!!

Si defino mi encuentro con Catalina en términos cinéfilos sería un encuentro “made in Almodóvar” (los seguidores de este cineasta español me entenderán…). Fue un momento tragicómico, pintoresco, rústico… Toda la fantasía del imaginario que durante tanto tiempo yo había estado alimentando se disolvió ante la naturalidad del momento.

Si ese momento hubiese sido un canto sin duda sería un “canto jondo” (genuino cante andaluz, de profundo sentimiento). Si lo tuviera que definir como un color sería el turquesa, como los ojos de Catalina. El aroma era una mezcla de rosa, sudor y lágrimas…

El lugar era un frío despacho administrativo, sin embargo el ambiente estaba impregnado de una cálida emoción y espontaneidad. Risa y llanto (yo mucha risa, Catalina mucho llanto) ante la mirada y  complicidad del psicólogo que había hecho de mediador entre ambas partes.

En el mismo instante en que vi a Catalina se disolvió la ilusión de la niña en mí que quería identificarse físicamente con su madre biológica… No había algo en su semblante donde yo pudiera identificarme. Solamente en la profundidad de su mirada, pero eso era algo sutil y casi imperceptible. Al entrar por la puerta, lo primero que salió de su boca fue la palabra “vergüenza”, ella se refería a sentirse avergonzada y arrepentida por la decisión de darme en adopción, pero desde Método sé que ese sentimiento de vergüenza  es algo del otro de lo que me tengo que vaciar…

Lo segundo que salió de su boca fue:  “¡cómo te pareces a tu padre…!”  Catalina me dijo que mi padre biológico se llama Vicente, originario de Guinea Ecuatorial y residente en la actualidad según ella en Almería, España. Me contó que ella a veces aún lo veía por la calle. Sin embargo, Catalina no es la Mujer que yo esperaba encontrar, al contrario, se presentó ante mí una chica de 17 años, emocionalmente herida, medicada por depresión crónica, obesa e infantil.

Meses más tarde traté de contactar con Vicente, mi padre biológico negro, pero fue imposible y de momento he aparcado esa búsqueda… ya que he comprendido que no hay algo afuera que encontrar sino que todo lo que busco está dentro de Mí… El polo paterno que me remite directamente a una herencia genética africana paterna es una zona oscura, una sombra, quizás lo más femenino y lo más misterioso… Es algo a Recorrer y a supervisar en la Escuela EDIPO. Lo que intuyo es que es a través de la aceptación y el aprecio (y no del rechazo  y desprecio que he sentido muchas veces hacia mí misma) de ese rasgo físico racial “diferente”  tan evidente y del que no puedo  “escapar” será como lograré llegar a ese encuentro sutil y profundo con la Mujer que soy… Ahí estoy transitando este camino y escribiendo mi historia. Una historia que encuentro en mi cuerpo físico, de ahí que me dedique profesionalmente a practicar Pilates; en busca del Pilar en el cuál apoyarme…

Pero el yo se cuela por donde menos nos esperamos…

Fue Gracias a mi segunda sesión de análisis con JL PARISE  tomada unos meses más tarde  del encuentro con Catalina que se develó dónde está el virus que todo lo infecta, vi dónde había estado  el tumor (tumor que en mi caso fue literal pues en el 2007 sufrí un cáncer linfático).  

Y el Maestro se presenta en cada paso del Camino…aunque a veces no lo reconozco

Recorro mi Camino – no  siempre fácil y a veces complejo-  con determinación y confianza,  el Viaje Interior de Iniciación es para mí una aventura diaria, donde en muchas ocasiones experimento eso de “entrar segura en terreno inseguro”. Pero sobretodo  vivo este Viaje Iniciátiko con la certeza de que en los momentos duros del Camino puedo respirar y recibir las ventanas de Luz; recorro esta senda inspirada y motivada ya que en mi mochila llevo la bebida isotónica de la Enseñanza que me da todas las fuerzas necesarias para restablecerme en cada Paso del Camino, un Método que me muestra el mapa que contiene la ruta a seguir. La Enseñanza  me acompaña a atravesar los bordes, me muestra qué hacer para salir del laberinto y para no perderme en los derroteros  y desvíos del yo.

Instante para ver, tiempo para comprender, momento para concluir

Ha sido este reciente Enero de 2017, y mientras me practicaban una biopsia en los pechos para obtener una muestra de tejido mamario (solo hay que Escuchar…)  cuando me oí diciendo en voz alta: “Suerte de las nuevas tecnologías que nos permiten obtener información biológica”. Me escuché y entendí que el otro se había apropiado hasta de mi deseo (obtener información biológica) conduciendo el barco a su favor, llevándome a un lugar en que solo hay enfermedad y oscuridad…

Me di cuenta con total claridad que el otro era  el que me había llevado hasta esa camilla de hospital, un hospital frecuentado demasiadas veces, un hospital “sospechosamente” cercano al convento donde había estado mi madre biológica durante su embarazo. Sin embargo, desde el paradigma de la Magia es totalmente esclarecedor que el yo siempre pretende pudrir mi realidad con lo mismo,  enganchada a mamá y papá, atraída por  unos sonidos.

RAÏSSA MARÍA JANER VULART: en los sonidos de mi encarnación es donde están las claves, me tengo que apropiar del nombre. Donde está el sonido de Dios (“SHA” tal y como nos devela JL Parise) el yo me lo bloquea, me lo estanca…el yo me impide que nombre a Dios en mi encarnación, el yo me impide que nombre al padre. El yo aborrece al Padre, el padre le hace temblar porque le exhorta a crecer, a brillar, a destacar a pesar de las envidias…  

Para concluir este escrito de mis anécdotas, transcribo el mail que envié a la ESCUELA cuando logré mi resultado. Mail que JL tuvo la amabilidad de amplificar. Agradezco inmensamente a JL que me advirtiera de que esa búsqueda constante de mamá y papá es a lo que precisamente se aferra el yo. Algo que no he comprendido en plenitud hasta hace pocas semanas, cuando tumbada en la camilla del hospital vi claramente adonde me lleva seguir buscando a ” mamá y papá: a generar enfermedades que contienen los mismos significantes.

El único antídoto contra esa enfermedad, la vacuna más efectiva es, sin duda, la aplicación del Método de la Magia. GRACIAS A LA LUZ DE LA ENSEÑANZA mi Vida ya no  tiene por qué estar amenazada por alguna enfermedad, pues he comprendido y desocultado lo que contamina mi realidad. Ojalá  haya disuelto en lo sutil lo que se densificaba en lo físico. Deseo que así sea y deseo sostener  mi lugar de Mujer en este espacio de Vida que ahora muy felizmente habito y que deseo seguir habitando siempre.

Gracias también a Marcela Luchetti, co-directora junto a JL Parise de la Escuela EDIPO, sus aportes y consideraciones respecto a mi relato me han llevado a mirar más adentro…

 

Mail a la ESCUELA enviado en octubre de 2013

Muy considerada Escuela EDIPO y JL PARISE
Con gran alegría en mi Corazón les comunico que he logrado mi Resultado:
 Ayer 18 de octubre de 2013 lo logré: conocí a mi madre biológica.

Estoy entrando segura en un terreno inseguro. Y ahora ni soy lo que mi familia biológica desea ni soy lo que mi familia de adopción quiere. Soy lo que yo decido ser en mi Camino Iniciátiko. Soy lo que yo creo en mi Realidad, agradeciendo la vida biológica y agradeciendo la vida de Amor que mi familia de adopción me da. Deseo dar respuesta metódika a todo lo que ahora entramo. Y deseo estar y seguir en Enseñanza, porque es Tierra Firme.

Muy agradecida a la Vida y al Método de la Magia

Atenta y agradecidamente

Raïssa María Janer Vulart

Publicado el 15/7/2017

1998-2018 E.D.I.P.O. Todos los derechos reservados.
Ética Iniciática | Términos y Condiciones | Director: José Luis Parise | Validación Profesional | Validación Fiscal Internacional