El Placer de Encontrar

Alejandro Aratta

 

Eternos buscadores: permítanse encontrar.

Encontrar es para pocos, en principio, encontrar es para quienes así lo Desean.

Existen dos tipos de buscadores. Están los eternos buscadores, que dedican su vida entera a la búsqueda, pero también están los que además de buscar, encuentran. Yo pertenecí a la primera categoría, hasta que permití impregnarme de la Enseñanza brindada por José Luis Parise. Desde ese momento en adelante: La Magia.

Muchos de los que estén leyendo estas líneas sabrán que José Luis Parise es un Investigador, Escritor, Psicoanalista y Conferencista Internacional, que Creó y Dirige hace más de 30 años la Escuela E.D.I.P.O. Cuyas siglas significan Escuela de Iniciación, Psicoanálisis y Ocultismo.

El que no sabía esto, es una buena Oportunidad para enterarse. José Luis, además de tener varios Videos en Internet, tiene Editados 5 libros y Dvds de Enseñanza, que están al alcance de cualquier buscador que así lo quiera.

Particularmente yo llegué a él a través de diversos videos publicados en Internet. Estaba en una etapa donde buscaba desesperadamente alguien que me ordenara el caos de información que habitaba en mi mente. Ese caos que me decía a gritos que la Vida no es lo que nos dijeron que era. Sabía que había algo más, esa fue la razón de mi búsqueda.

Pero si hablamos de buscadores, es preciso decir que es muy probable que, para el buscador, el placer consista simplemente en buscar. Siempre creyendo que ancló en algún puerto, para al poco tiempo navegar hacia uno nuevo que prometa mucho más. Esto obliga a pensar en porqué es que alguien busca. Si alguien busca es porque cree que no encontró, si alguien busca es porque no se conforma con lo dado, con lo establecido. El buscador tiene la inquietud de que quizás exista algo más que, por algún motivo, no es lo que se ve ni se respira en la vida cotidiana, ni entre la familia, ni entre los vecinos, ni entre los amigos, ni entre la sociedad.

Cuando alguien encuentra, la vida literalmente cambia. Al menos la vida que se aceptó hasta ese momento. Eso es hermoso y a su vez trae dolor. Dolor de aceptar que las cosas no son como uno creyó que eran. Dolor de verse sólo ante lo “encontrado”. Dolor de ver como los demás siguen sin siquiera sospechar que existe un nuevo Camino, un nuevo lugar donde reformular todo lo que se creyó que se sabía. El problema surge cuando ese alguien (luego de creer encontrar una nueva forma de pensar y vivir la vida) conoce otras infinitas formas que se van contradiciendo entre sí. Entonces queda rebotando entre inicios, en comienzos de probables caminos, transformándose en un eterno buscador que no logra habitar lo encontrado. Porque lo que eran certezas – o se creyó que lo eran-, mutan a nuevas certezas, que, a su vez, con el tiempo vuelven a mutar, muchas veces contradichas entre sí.

En estos tiempos donde abunda mucho falso profeta – además de los cuatro viejos conocidos “profetas” de la humanidad: la ciencia, la política, le economía y la religión-; En estos tiempos donde parece que la tecnología facilita la información, donde está todo al alcance de quien quiera buscar; En tiempos donde es más fácil toparse con nuevas maneras de pensar la vida que seguir con lo establecido y aceptado; Es justamente en estos tiempos donde lo que más importa es lo que menos se considera: ¿desde qué lugar busco?, ¿Busco porque realmente quiero trascender la piel que me cubre? ¿busco por el simple hecho de entretenerme buscando?, ¿busco para mostrar rebeldía ante lo impuesto, pero sigo viviendo desde lo impuesto?, ¿busco porque me caracterizo por ser el rebelde de la familia, del grupo?

Todos estos interrogantes quedan disueltos ante aquel buscador que se permite encontrar. Ese buscador que se permite encontrar es quien se entrega totalmente. Quien tiene la certeza de haber encontrado, entonces recibe toda el agua que emana de esa fuente. El que encuentra se topa con la ardua tarea de no reducir el encuentro a lo intelectual. No lo transforma solamente en un saber. El que encuentra se permite aplicar lo que aprende, sin importarle la carga de todo el prejuicio social ante lo “diferente” que pueda verse ante el resto. Quien encuentra aplica lo aprendido, aún sin saber bien qué es eso que está aplicando, porque no tiene referencia de nadie cercano a él que haya transitado Ese Camino para guiarlo. Pero de todas formas recorre sabiendo que ya encontró. Nada lo va a convencer de que Ese no es el Camino, nada que no pueda contrarrestar, pese a la peor de todas las resistencias que puedan surgir: la propia resistencia. Esa resistencia del buscador interno que quiere seguir buscando, comenzando tantas veces como lo exija la búsqueda, para finalmente nunca encontrar.

Esto es lo que me sucedió a mí antes de integrar la Escuela E.D.I.P.O.

Rebotaba de “enseñanza” en “enseñanza”, de comienzo en comienzo. Todas ofrecían algo, en apariencia, distinto. El fin del 2011 y el principio del 2012 me encontraron visionando diversos videos en Internet. Todos novedosos, que implicaban un cambio de pensamiento. Empecé como muchos – al darme cuenta de la explotación a la que está encadenada la sociedad-, a renegar del sistema Capitalista, del mandato familiar, de las costumbres de la sociedad, de la educación, etc. Renegaba de la vida. Por lo cual mi único salvavidas era nutrirme de información que me proporcionaba la internet. Estaba fascinado por este nuevo despertar de conciencia. Me interesé en la cultura Maya, en la física cuántica, en “maestros espirituales” y en Conspiranoicos que “desenmascaraban” al Sistema. Esos fueron mis primeros escalones en el camino de la búsqueda. Todo eso de lo que me nutría no hacía más que aumentar mi resentimiento hacia la vida que creía que nos obligaban a vivir. Pero en determinado momento, entre tantos textos y videos de los que me alimentaba, conocí a José Luis Parise. No sé puntualmente cómo llegué a él, pero esto no es lo trascendente, lo que de verdad importa es la forma en que me impactó Escucharlo. Por fin Escuchar a Alguien tan seguro de sí mismo, tan seguro de lo que dice, que es imposible dejar de ver sus videos, al instante te das cuenta que su  Enseñanza no es igual a las demás. José Luis aporta tanta claridad, que me interesó de inmediato. Paralelamente seguía escuchando a otros conferencistas que hablaban del despertar de la conciencia, entre otras cosas -en apariencia- trascendentales. La física cuántica desembocó en la Biodescodificación. Otra escala más en el camino retorcido de vivir buscando. Aclaro para el que no conoce del tema, que la Biodescodificación trata sobre   la “limpieza” del árbol Genealógico. Trata sobre la toma de conciencia del rol que ocupamos en dicho “árbol” y de cuáles son los familiares que nos condicionan en nuestras vidas, enfermándonos y alejándonos de lo que deseamos, haciéndonos actuar -a nivel inconsciente- automatismos idénticos a los de ellos. Esto en principio parecía toda una “novedad”, hasta que al pasar los días noté que nada cambiaba, con el árbol “limpito” seguía sin poder resolver mi vida. Sabía qué familiares me condicionaban y aun así los conflictos seguían con la misma firmeza de siempre. Entonces la pregunta era: ¿qué hago?, ¿Sigo buscando? La respuesta fue .

La Biodescodificación desembocó en el siguiente escalón, la teoría llamada “Lógica Global Convergente”. Lo complicado no sólo es el nombre, si no la serie de explicaciones con jerga científica que se daba, argumentando cosas que en principio son atrayentes, pero sin una base de resultados sólidos que se puedan sostener aplicando.  Todo muy “lindo” el primer tiempo, hasta que volví a notar que nada cambiaba. Quiero aclarar que durante todo este tiempo yo seguía atento a cada video de José Luis que se publicaba. Los escuchaba – y escucho- a todos, pero todavía me quedaba tan lejos lo que él Enseña que me limitaba a fascinarme sin aplicar. Luego comprendí que el que estaba lejos era yo. Lejos de querer aplicar, lejos de querer encontrar, yo quería seguir buscando.

Un buen día, harto de más de lo mismo -de jugar a querer cambiar mi posición en la vida-, decidí llamar a la Escuela E.D.I.P.O y averiguar para anotarme. La primera sorpresa fue que era más barato de lo que pensé que era. Sinceramente no recuerdo de donde saqué que valía un precio irrisorio. Luego comprendí que seguir esa idea era una resistencia. Una resistencia a Encontrar lo más elevado que se puede encontrar en esta encarnación, la Enseñanza Iniciática.

Me inicié asistiendo a los PHI, cuyas siglas significan: Plenario Holográfico Intensivo. Se dictan una vez por mes, muchas veces por Internet, y otras presenciales. Dichos Plenarios son dados por el mismísimo José Luis, que Enseña durante horas frente al público, incluyendo videos y Power Points con imágenes. Como para mí todo esto era un “chiche” nuevo, mi implicación era mínima: llegaba tarde, no hacia anotaciones que después pudiera repasar, me quedaba dormido, etc. Pero lo que me llamaba la atención era como iba variando mi energía y mi interés a medida que José Luis iba haciendo transcurrir los plenarios. Me llamaba la atención como alguien puede hablar tan claro, tan bien, con tanta energía ¡Y ENCIMA PIEDIENDONOS PERDON POR BRINDARNOS TIEMPO EXTRA!! (Los plenarios terminan 2 o 3 horas mas allá de lo que uno aceptó al hacer el pago). Nunca había vivenciado algo así. También me llamó poderosamente la atención, lo poco que se parecen los plenarios a los videos que había visto por Internet. En dichos plenarios Hay una profundidad mucho mayor en la explicación y desarrollo de los temas.

Durante los primeros meses mi sensación era de maravilla por la sabiduría de José Luis, aunque luego comprendí que esto no es lo más importante, saber es fácil, lo difícil es llevar una vida a la altura de lo que se sabe. También mi sorpresa se incrementó cuando todas las semanas me enviaban material extra gratis, videos de otras Actividades que yo aún no recorría. Fue ahí cuando me enteré de otras actividades que se dictan en la Escuela, ¡DE MAYOR PROFUNDIDAD AUN QUE LOS PLENARIOS!, porque son de Aplicación directa de lo que aprendemos en los mismos. Me enteré también que no me podía anotar sin cumplir un plazo temporal, aún cuando esta actividad es paga. Por eso entendí que a José Luis no le interesa solamente el dinero, lo que le interesa es Enseñar, y que nosotros Recibamos. Todo lo contrario a las ideas que tenía al respecto antes de pertenecer a la Escuela. Son innumerables los prejuicios de los cuales estaba preso.

El referente para poder anotarse a las actividades semanales era recorrer como mínimo un año de plenarios – en aquel 2014 era así, luego esto fue variando, acorde al Crecimiento de la Escuela, armónico a lo que el Universo muestra que es Necesario Considerar debido a la cantidad de gente nueva que se suma.

Transcurrí un año en plenarios, disfrutando cada vez más, aunque seguía llegando algunos minutos tarde y a veces me dormía. Me dejaba llevar por la resistencia, era un objeto del buscador, que una vez que encuentra, se escapa. Pero por alguna razón yo no me escapé, sigo perteneciendo a la Escuela, y me lo agradezco día a día. Poco a poco fui notando un crecimiento en mi interés, y una mutación de mis ideas como me pasaba con otras “enseñanzas”. Pero a diferencia de anteriores veces donde me iba de los lugares donde creía que había encontrado, en este caso también mutaban mis ideas, pero con respecto a esta misma Enseñanza. Ya que todo lo que creía en un principio se fue disolviendo plenario a plenario. Cada prejuicio se fue desmantelando viendo en acto lo que es integrar la Escuela, viendo la maravillosa que es la Vida de José Luis aplicando lo que Enseña, y como nos impulsa a que nosotros también lo logremos.

El cambio mayor lo hice cuando transcurrido el tiempo referenciado, decido anotarme a las actividades semanales que brinda la Escuela llamadas Grupos de Supervisión. Desde ese instante mi contacto con la Enseñanza ya no es una vez al mes -aclaro que era una vez al mes porque yo no aplicaba nada de lo que aprendía-. Mi contacto con José Luis es semanal.

“Nuevamente” pasaron varios meses en los cuales yo no entendía – o creía no entender – lo que iba sucediendo. La dinámica es la siguiente: En una sala virtual creada especialmente por los técnicos de la Escuela para estas actividades, cada martes, luego de que José Luis Inicie la reunión, un compañero -de los muchos que recorremos la actividad- conecta cámara y micrófono hablando sobre su Resultado a lograr. Esto es supervisado por José Luis y por todos los que integramos la Actividad. Primero nos toca a nosotros hacerle aportes al compañero de turno viendo la Enseñanza que aplica para alcanzar dicho resultado. Esto era impensado para mí porque yo no aplicaba, por ende, no entendía. Luego comprendí que no hace falta entender para aplicar, el camino es inverso: aplicando es como se entiende.

Luego de los aportes de los compañeros, vienen los aportes de José Luis, donde con precisión desnuda el alma de quien habla, con una certeza y puntería tal, que martes a martes me dejé impregnar por la maravilla de la aplicación de la Enseñanza. Noté que sí funciona de verdad, que no se reduce a cosas intelectuales. Aunque aún seguía tomado por la resistencia a Encontrar. Confieso que dediqué el año entero de plenarios y cada martes de reunión durante los primeros meses a buscarle la falla a José Luis. No podía creer que Exista un Método Universal que de verdad funciona, que no requiere un lenguaje incomprensible, ni dotes de nacimiento. Está ahí para quien quiera Escuchar. Está ahí para cualquiera, y como dice la frase, está ahí para cual – quiera. No es para todos, es para el que así lo Desea, y yo -como eterno buscador que era-, dedicaba mis energías a buscarle la falla a quien me estaba abriendo las puertas del Universo.

Está de más decir que no encontré falla alguna. Es impecable la manera de manejarse de José Luis, de aplicar Enseñanza, de Enseñar Enseñanza, de abordar cada caso individual de todos los que integramos la Escuela con un Respeto supremo, de atender a cada pregunta, de dar Respuesta rápida clara y segura a cada ocurrencia de las resistencias de cada quien. Para colmo de maravilla y eficiencia, cada caso presentado, -con una maestría perfecta- José Luis lo relaciona al tema que está hablando en la Reunión. Esto es una maravilla que agradezco vivir, porque es inexplicable si se piensa solamente desde la razón, está ahí para quien quiera impregnarse de lo hermoso que es que desde el Domingo ya esté contento porque se aproxima el Martes de Supervisión.

Voy a mencionar que, en paralelo a mis actividades en la E.D.I.P.O, yo concurría a la psicóloga. Siempre le hablaba de la Escuela y de la Enseñanza, porque iba a las sesiones siempre con un libro distinto, pero del mismo autor: José Luis Parise. Entonces ella me hacía preguntas, porque le generaba curiosidad que siempre vaya con dichos libros. En absolutamente todas las sesiones le hablaba de la Enseñanza, y gracias a lo que iba aprendiendo en la Escuela, entendía perfectamente cada cuestión sobre mi vida que me ubicaba la psicóloga. Llegué al punto de anticiparme en muchas ocasiones a lo que me iba a decir y también de hacerle aportes yo mismo a ella – que es una profesional – sobre mi psiquismo. Esto fue motivo por el cual siempre me decía que le encantaban mis sesiones y que me tenía mucho aprecio llegándome a querer mucho. Pero yo empecé a notar que ella, con mucho ego y sin conocer, me quería alejar de la Enseñanza. Diciéndome cosas tales como que Respetar la Palabra es de religión, o que ella también puede estudiar las Culturas Originarias y dar Conferencias, minimizando los logros de José Luis. esto de a poco me fue llevando a pensar que yo no iba ni voy a negociar mi permanencia en la Escuela, y que iba a seguir con la psicóloga, siempre y cuando no se contradiga con la Enseñanza. Motivo por el cual no tardé mucho tiempo en abandonar las sesiones y entregarme por completo a la Enseñanza brindada por José Luis.

Decidí Recibir la Enseñanza en mi Vida, decidí por fin Encontrar, por fin y principio, porque la Magia que se me presentó una vez tomada la Decisión, aún continúa y está en expansión. Ya que una vez sorteadas todas las resistencias para encontrar, noté el verdadero placer: el de Permanecer. Lo que antes era placer de adquirir conocimientos mutando de una “enseñanza” a otra, pasando del árbol genealógico a una “nueva lógica universal”, de los falsos profetas de la internet a la cultura Maya mal explicada, de la física cuántica a la psicología ortodoxa que se casa con el paradigma de la ciencia, etc. ¡Lo que antes era placer de buscar se transformó en placer de APLICAR, aplicar porque Encontré!

Desde que decidí abrirle las puertas a la Enseñanza todo va mejorando. Plenario a Plenario, martes a martes, – sin dudas de lo que entramé en mi Vida- me dirigí a hacer posible que yo también hable ante José Luis. Vergonzosamente me permití escapar no teniendo cámara y micrófono la primera vez que surgí sorteado para hablar ante él. Justo el día que usé la pc de escritorio y no la notebook – por lo tanto, no tenía cámara ni audio-  perdí semejante Oportunidad.

La angustia duró solo unos instantes, y luego se disipó. Estuve sin tener conciencia de la Oportunidad que había desaprovechado hasta recibir el llamado de una de las Secretarias de la Escuela, que me preguntó qué había pasado para perderme tal Oportunidad.  Este hecho me hizo Considerar de verdad que estoy en una Escuela donde los que participamos no no somos un número, somos importantes y nos Consideran.  Mi angustia se incrementó tanto que decidí comprarme cámara y micrófono y Dirigirme nuevamente a Exponer mi Resultado ante José Luis.

Las dos vías para poder Presentar son: por Azar, o por Posición. La dinámica consiste en que para supervisar ante José Luis tu Resultado a lograr desde la Enseñanza, una de las vías es surgir por Posición, siendo elegido por los Compañeros de la Escuela en una reunión previa a la Supervisión, dicha pre reunión tiene una duración de 30 minutos. En esta misma te pronuncias para hablar ante ellos en una sala paralela a la de la Supervisión, -y si efectivamente aplicas lo que aprendes en la Escuela- se Inicia una votación, por lo cual, si te eligen, tenés una Oportunidad de presentar ante Jose Luis, siempre y cuando conectes cámara y micrófono, que de antemano se pacta que cada integrante debe tener en el lugar desde donde se conecte a la sala.

Concluída la pre- reunión, pasamos a la otra sala donde José Luis Inicia la Reunión, nos introduce en el tema y lo desarrolla. En determinado momento él hace un sorteo para que quien surja favorecido por el azar le haga la pregunta que quiera con respecto a la Enseñanza que está aplicando para su Resultado. Luego de eso, y de toda la explicación posterior, donde aprendemos muchísimo con cada Respuesta dada por José Luis, llega el momento de la exposición. Quien vaya a exponer puede surgir por posición como ya expliqué, o también por Azar, donde de igual forma que para hacer la pregunta, surge un nombre aleatorio sin necesidad de que haya sido votado en la Pre reunión.

Luego de que, siguiendo al cobarde buscador en mí, me permití no cumplir con los referentes de tener cámara y audio para hacer mi presentación, pasó poco más de un mes, donde seguí aprendiendo de cada caso presentado. Fui develando cuestiones de mi mente, gracias a las supervisiones dadas a los compañeros elegidos. Una fecha que jamás voy a olvidar, el 30 de Agosto de 2016, el Universo nuevamente me favoreció eligiéndome por Azar. Y esta vez, ¡SI TENIA CAMARA Y AUDIO! Expuse mi Resultado, el cual era: “Antes de Diciembre de 2016 me crece pelo fuerte y sano en todo mi cuero cabelludo “. Lo que de eso surgió merece un capítulo aparte, empezando por todo lo que decía mi frase y todos los aportes que me hizo José Luis. Si este escrito Resulta interesante, dejo para otro capítulo todo lo que se ocultaba en mi frase. Lo que sí aquí voy a decir, es que, gracias a mi Sesión de Supervisión, me conocí en 30 minutos más de lo que creí conocerme en 26 años. Tomé la oportunidad y más allá del buscador en mí, me encontré.

Es un lujo de Dioses poder presentar tu caso frente a la Escucha híper Entrenada e híper Valiosa de José Luis. Luego de eso, el Universo se inclina a tu favor y te invita a Recorrerlo. Pero para hablar de Aventurarse a Recorrer el Universo, primero hay que Encontrar, y luego habitar lo Encontrado; Aprender que la Vida no es propia cuando nos dejamos llevar por quien dentro nuestro nos dice lo que es bueno lo que es malo, lo que se puede, lo que no, lo que funciona, lo que no, espiando cobardemente desde la ventana.

No hay Magia para quien no se permite Encontrar y habitar lo Encontrado.

Yo doy Gracias a que me transcendí, fui más allá del ego que me dictaba sentencias desde la vereda de enfrente, aprendí a bucear en los mares de mi psiquismo, y por fin Vivir mi Vida. Como la “batalla” es constante, pero infinitamente hermosa contando con el Método, entonces esto es recién el Comienzo…

 

Publicada el 24/6/2017

1998-2018 E.D.I.P.O. Todos los derechos reservados.
Ética Iniciática | Términos y Condiciones | Director: José Luis Parise | Validación Profesional | Validación Fiscal Internacional